Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El bolso escolar Cambridge triunfa entre las celebridades

Los precios oscilan entre los 20 y los 100 euros...
Los clásicos bolsos escolares de piel, hechos a mano, con las iniciales estampadas en dorado o plateado han aumentado considerablemente su gama de colores y se han acabado convirtiendo en it bags. Lo bueno es que incluso la versión más cara (los Cambridge Satchel, una marca creada visionariamente en 2008) cuestan poco más de 100 euros.
Primero fueron las blogueras de moda, y luego las celebrities más fashionistas hicieron un despliegue exhibicionista de sus modelos customizados. Alexa Chung, por poner un ejemplo, tiene un modelo azul marino con sus iniciales en plata mientras que Zooey Deschanel prefiere el rojo y las letras en dorado.
Pero la cosa no va solo de chicas. El estilista Brad Goreski está entre los abanderados del neón masculino. Su modelo, el Fluoro, es similar al que ya había llevado la cantante Robyn a un evento el año pasado, y a otro un poco más verdoso que tiene la top model Alessandra Ambrosio. Como ven, lo mismo combina con una camiseta tye-dye que con un vestido de fiesta à la Robyn.
El modelo bicolor de la firma es el favorito de Elle Fanning, que ha sido vista con él en multitud de ocasiones. Sí, este tipo de bolsos también pueden volver a la infancia. De hecho, su versatilidad es tal que también viajan a la pasarela sin despeinarse: Sophie Ellis Bextor se enfundó uno negro para ir al último desfile de Burberry en Londres. Y quedaba estupendo.
Además de su versatilidad, el precio es un factor importante. Como ya mencionamos, los mas caros cuestan poco más de 100 euros, pero hay versiones mucho más accesibles: En Bershka están a 15,95 y en Misako a 21,99 euros. Y esos son solo dos ejemplos... ¿Os dejáis convencer por la tendencia del verano?