Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las celebrities se atusan la melena

Selena Gomez y Ashley Greene se hacen eco de la tendencia años 50
Atrás dejamos las extensiones de Britney Spears, las trenzas de Christina Aguilera o los despeluches a los que nos tiene acostumbrados Kate Moss. Las alfombras rojas que llegan con el 2012 vendrán cargadas de un tinte clásico con aroma a las grandes actrices de Hollywood (Rita Hayworth, Veronica Lake o Lauren Bacall son tres buenos ejemplos). Es hora de rascar, hasta recuperar el glamour perdido a manos de tantos años de modernismo y posmodernismo. Estos son solo algunos ejemplos de quienes ya han caído en el confort y la seguridad de un peinado bien hecho.
Dita Von Teese, por cierto, es de las que nunca falló en su apuesta por mantener viva la llama de la alfombra roja de antaño. Para ella ir maquillada y peinada al estilo de los 50 es casi tan habitual como respirar.  Casi por imitación, su sucesora en el corazón de Marilyn Manson, Evan Rachel Wood, también hizo sus pinitos en el pin-upismo, pero rápidamente se movió a tierras más salvajes. En sus últimas apariciones públicas se había rendido a los locos años 20, y seguirá evolucionando.
Jenny McCarthy y Fergie coincieron también estas navidades en el gusto por los labios en tonos carmín y la melena rubia, con ondas y raya al lado. Todo un alarde de clasicismo y un toque de distinción del que ninguna de las dos hubiera alardeado en otro momento de sus vidas.
La perfecta melena morena (con permiso de Von Teese) se le debería atribuir a Selena Gómez. Esta chica no solo tiene un pelazo (envidia de muchas), sino que lo sabe aprovechar y se peina con muy buen tino en prácticamente todas sus apariciones alfombriles. Claro, tiene que irle a la zaga a su novio, portador del flequillo más cuidado del planeta tierra. Eso no es excusa para que a la salida de la peluquería parezca la hormiga atómica, como cualquier hija de vecina.
La raza vampírica también tiene su embajadora de estilo. Ashley Greene fue así de despampanante a los premios de la Fundación Avon. Ella, pero también muchas otras mujeres en el mundo, deberían tomar nota de ese look. Por la supervivencia del glamour en la alfombra roja.