Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De rockera a ladylike, la camaleónica Cameron Díaz

La actriz está en París para ir a los desfiles de Alta Costura.
Solo hicieron falta dos días de Alta Costura parisina para comenzar a ver cómo las grandes estrellas sacan la artillería pesada. Cameron Díaz, sin ir más lejos, ha sorprendido con la versatilidad que le otorga su recién estrenado corte de pelo (y, según cuentan, los supuestos nuevos implantes de silicona en el pecho).
El lunes por la mañana estuvo en primera fila en el regreso a las pasarelas de Atelier Versace. Para la ocasión, optó por echar el flequillo hacia atrás, dando volumen por el centro (pero no en el lateral), y apareció con un maquillaje muy natural. En cuestión de vestuario se fue por el lado más gamberro de Versace. Y por supuesto, total black, como mandan los cánones fashionistas. Eligió minifalda negra, con flecos; camiseta negra (con transparencias en forma de fleco) y abrigo negro con botones dorados en los que estaba estampado el logo de la Medusa, símbolo de la firma italiana. En los pies unos botines, también negros.
Lo curioso es que tan solo unas horas después (a las 14.30h) cambió totalmente el chip, para descubrir en primicia las propuestas de Costura de Dior para esta primavera. En lugar de simplemente echar el flequillo para atrás, hizo una especie de recogido y añadió rubor a mejillas y labios. Se puso un vestido ladylike de lunares, ceñido por arriba y con falda con volumen desde la cintura (quizá en busca de ese volumen de las corolas del New Look dioriano de 1947) y un abrigo estructurado y oversized en negro. Las sandalias jaula fueron su complemento estrella, con una laca de uñas negra: el único reducto de gamberrismo que quedaba en ella tras el makeover.
Del corte de pelo y cambio de peinado, poco podemos decir que ella no hubiera avanzado en Algo pasa con Mary. Sin embargo, de su asistencia a la semana de alta costura, podemos elucubrar un agradecimiento a quienes le han otorgado looks festivos para recordar. En 2008 fue a los Oscars en un Dior rosa empolvado que parecía una flor, y ese mismo año, en la Costume Institute Gala del Met sorprendió con un vestido fucsia de la Maison que aderezó con estupendas turquesas.
Eso sí, nos quedamos con la duda de si la actriz ha pasado por otra rinoplastia. A juzgar por la hinchazón de su cara en París, todo parece indicar que hay algo nuevo en su rostro...