Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las rubias reniegan y se pasan al rojo

Han pasado unos cuantos años desde que Angie Everhart hiciera referencia a la dificultad de encontrar papeles en Hollywood por ser pelirroja. Por aquel entonces sólo estaban ella y Molly Ringwald en este grupo. Sin embargo, las cosas han cambiado. Ahora que ambas actrices están un poco en el olvido, hay una nueva ola de pelirrojas que amenaza con desestabilizar la testosterona de los hombres ante la gran pantalla haciendo caso omiso de habladurías y malos farios.
Ni que decir tiene que la que más da de qué hablar (con permiso de Nicole Kidman, que fue perdiendo puntos a medida que ganaba en bótox) es Christina Hendricks. Nuestra Joan de 'Mad Men' ha sabido sacar partido de uno de sus atributos artificiales –porque en realidad es rubia– más reconocibles.
Pero no es la única que ha decidido subirse al carro. Blake Lively también ha dado un giro radical a su melena rubia californiana y, en la fiesta de la revista Time para celebrar las 100 personas más influyentes, sorprendió con un tono caoba bastante favorecedor. De hecho, es el único momento en que se me ha parecido a su hermana, la también actriz Robyn Lively.
La cena de corresponsales celebraa en la Casa Blanca el 30 de abril fue el momento que Scarlett Johansson eligió para mostrar al mundo su paso al rojo, dos o tres tonos más oscuro que el de Lively. En este caso nos podríamos aventurar a decir que con los cambios que ha habido en su vida... la chica necesitaba un transformación radical de imagen. ¿Os gusta el resultado?
Y hasta Drew Barrymore ha dejado atrás esas mechas californianas que tan bien le quedaban para dar otra oportunidad al color de la pasión. Eso sí, con esta chica lo tenemos claro: nada es para siempre. Pero, ¿y con las otras? ¿Será el pelirrojo el nuevo rubio?