Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los supuestos e increíbles secretos de belleza de las famosas

Algunos suenan a mentirijilla, otros directamente sabemos que lo son
La misma cantinela de siempre: miramos a las famosas con su cara de porcelana (algunas hay que reconocer que son auténticas obras de ingeniería estética) y pensamos... ¿por qué tendré yo estas arrugas? o ¿por qué me salen a mi granos? Parece que están en un estrato superior, donde los daños en el cutis están prohibidos.
Y lo peor llega cuando dicen (como con las dietas) que todo se debe a que duermen estupendamente, o por hidratarse del mismo modo que lo hacían sus abuelas, o (una de mis favoritas) que tienen unos genes envidiables. Algunas, sin embargo, se apiadan de nosotras y han confesado sus trucos más curiosos: Cindy Crawford tiene a la leche como aliada para mantener su piel en perfecto estado, mientras que Jennifer Lopez opta por brillar desde dentro con una dieta rica en zumos purificantes. Dos modos bien diferentes (y totalmente compatibles) para impulsar la juventud de la piel. Aunque nos preguntamos si son suficiente...
Seguro que os apetece probar el secreto de Teri Hatcher... ¡vino! Con diferente graduación pero el mismo espíritu es el truco de Gwyneth Paltrow que opta por culpar de su buena figura a las pintas de Guinness. Desde luego, por probar nada se pierde. ¿El alcohol da la felicidad? Quizá, pero con moderación.
Eso sí, si hay alguien a quien nunca debéis tomar como ejemplo es Lady Gaga. Al menos mientras siga diciendo que su mejor truco de belleza es irse a la cama sin desmaquillar (por mucho que luego lo intente arreglar diciendo que no pisa la calle sin protector solar). A no ser que lo que queráis es que vuestra piel se estropee a pasos agigantados. Entonces sí, hacedle caso.
Y, además, siempre están esos pequeños truquitos en forma de iluminadores, sombras y coloretes con el toque suficiente de glow como para hacerte parecer radiante aunque hayas dormido sólo dos horas tras una juerga serrana. O la nueva (y adictiva) oleada de cremas y sueros con pequeñas partículas de oro que dan un resplandor inmediato al tiempo que hidratan y refrescan, como Gold Radiance de Pond's. Definitivamente, la que no brilla es porque no quiere. Porque soluciones hay muchas...