Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con sus tocados los conquistará

El pueblo británico también agradece los ornamentos en la cabeza
Si hay algo que se pueda decir de los Windsor (además de su no tan secreta afición por las faldas) es que aman los traje de chaqué y las pamela por encima de todas las cosas. Así que ahora que Kate Middleton está a punto de entrar oficialmente en la familia es hora de hacer un repaso a sus estilismos capilares y comprobar si está a la altura de las circunstancias. Ya ha dejado claro su amor por sombreros y pamelas pero... ¿da la talla?
Lo que por ahora está claro es que la chica busca por encontrar su propio estilo. No ha copiado los honguitos de la reina Isabelque tiene sus propias normas– ni tampoco se ha inspirado en los excesos de Camila Parker. Kate es una chica moderna y, para demostrarlo, está haciendo de los tocados y las pamelas discretas y bien conjuntadas su signo de identidad. Porque, aunque para nuestra visión mediterránea el ir con pamela sea un exceso tan sólo reservado a las bodas de familia bien de capital, es evidente que en Ascot los estilismos de Miss Middleton serían de lo más discreto. Una sosainas en toda regla, vamos.
Sin embargo, por mucho que nos empeñemos en describir su estilo como totalmente personal, también en esto la prensa la ha empezado a comparar con su predecesora Lady Di. ¿Realmente se parecen tanto o es que la huella de Diana es imborrable y se inventan semejanzas donde no las hay?
Ahora bien, una cosa está clara. La Katemanía que invade nuestra sociedad (como en su momento lo hizo la Lady-Di manía) no afecta a todos sus accesorios. Ninguno de sus tocados llegará a venderse tan rápido como lo hizo su vestido de compromiso, su gabardina de Burberry, sus vaqueros favoritos o las réplicas del anillo de compromiso que le regaló su príncipe (y que anteriormente había sido de Lady Di). ¿Una lástima?