Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todos de blanco y en Punta Cana: ¡boda sorpresa de Muñoz Escassi y Raquel Bernal!

Todos de blanco y en Punta Cana: ¡boda sorpresa de Muñoz Escassi y Raquel Bernal!divinity.es

Álvaro y Raquel se casaron el 28 de diciembre de 2016 y no era ninguna inocentada. Pero sí una gran sorpresa, también para sus 80 invitados. Supuestamente asistían a una fiesta de blanco en Punta Cana, pero al llegar se encontraron con la gran noticia inesperada: la pareja se iba a casar. Los hijos de Escassi no faltaron a la cita, incluída Anna Barrachina, la hija del jinete que conocimos en 2015. La pareja se conoció a principios de 2016 y ha terminado el año dándose el 'sí, quiero' en una ceremonia tan divertida que se olvidaron de cortar la tarta: “¡Y eso que era enorme!”, ha dicho Álvaro. Lo cuenta hoy en exclusiva la revista '¡Hola!', que también

2016 terminó de forma sorprendente para los 80 invitados que asistieron a la boda del jinete y la empresaria venezolana. Todos estaban citados para terminar el año con una fiesta de blanco en Punta Cana, pero al llegar, abrieron unos sobres y descubrieron el motivo real por el que estaban allí. “Era mejor así porque si se lo cuento no se lo hubieran creído. Y encima siendo 28 de diciembre, Día de los Inocentes, pues imagínate”, aseguró Álvaro. Ni siquiera Lara Dibildos, su ex con la que mantiene una buena relación y un hijo en común, conocía la feliz noticia.
La boda fue una gran fiesta. Ella vestida de azul con un vestido de Zuhair Murad, mientras que el resto de los invitados iban de blanco al igual que el novio. Dos padrinos "que tenían que ser dominicanos", explicó él. Después de la ceremonia, todos pudieron disfrutar de un banquete muy variado donde había comida para todos los gustos. De pasta a marisco, pasando por Ibéricos españoles. Y para rematar, en lugar del clásico vals, salsa, merengue y bachata, para no dejar de bailar.