Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fan de los videojuegos, nada 'roja' y rechazó a Almodóvar: Amparo Baró, más allá de Sole

Fan de los videojuegos, nada 'roja' y rechazó a Almodóvar: Amparo Baró, más allá de Soledivinity.es

Retirada de la vida pública desde hace unos años por una larga enfermedad, Amparo Baró ha fallecido a los 77 años. Las collejas de Sole, la jubilada comunista que interpretó durante siete años en '7 vidas', dieron una gran fama a esta pedazo de actriz de teatro. Sole era una 'roja' de pura cepa que poco tenía que ver con Baró, que no era ni de derechas ni de izquierdas, sino más bien anárquica. Repasamos más curiosidades de esta alérgica a los premios (no recogió a ninguno durante quince años por vergüenza), fan del 'Brain training' y otros videojuegos que osó rechazar un papel en "Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón" porque le pareció un guión chabacano y escatológico. Tampoco sabía entonces quién era Almodóvar. "Y desde que le conozco, nunca más me ha llamado para ofrecerme nada", dijo en una entrevista. 

amparo baró
Durante siete años nos acompañó en 'Siete vidas', desde 1999 a 2006, metiéndose en la piel de Soledad Huete, una roja y viuda que había criado a dos hijos sóla. Un papel del que no ha conseguido despegarse, tanto que la gente de la calle mezcla irremediablemente el personaje y la actriz. Uno de sus hijos en la serie, Javier Cámara, también lo mezcla y la llama 'madre' en su emotiva despedida en 'Twitter': "Se ha ido Amparo Baró. Mi madre tantos años. Me quedo huérfano. Toda la familia de los cómicos también. ¡Hasta Siempre! Qué tristeza".
amparo baró
Además de su acidez, poco más tenía ella en común con Sole. Mucha gente apostaría a que Amparo Baró era comunista como su personaje. Y no. Declaró no ser de derechas ni de izquierdas, más bien anárquica. "He votado de uno a otro, en las últimas voté al PP, y me arrepiento", declaró en una entrevista.
amparo baró
Tan sorprendente como su relación con la Iglesia. Era menos atea que Sole, infinito menos. De hecho, Baró estudió en un colegio de monjas en Barcelona y guardaba buen recuerdo. "Ni me pegaron ni pellizcaron", dijo con ironía. Era creyente, no practicante, marcaba la 'x' en la Iglesia en su declaración de la renta, y defendía la labor solidaria de la Iglesia. Eso sí, confiaba en que se combatieran los abusos de algunos religiosos.
Su relación con los premios era otra cosa atípica en Amparo Baró, siendo actriz. 'Odiaba' recoger premios. Los agradecía, pero pasaba vergüenza y no le gustaban ni las alfombras rojas ni los estrenos. En alguna entrevista reconoció: "Prefiero arriesgarme a estrenar una obra de teatro y salir, y si gusta que me aplaudan y si no pues que no me aplaudan. Pero yo si tengo que recoger un premio ya estoy segura de que me van a aplaudir. No es falsa humildad, de verdad, no me atrevo", decía Baró.
amparo baró
De hecho, no fue a recoger el Goya que ganó, a los 70 años, en 2007 por la película 'Siete mesas de billar francés'. Por eso fue raro verla en 2013 recoger un Ceres, ya que hacía 15 años que no aceptaba en persona uno. Ese mismo año también le dieron la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes de mano de la reina Letizia, entonces princesa de Asturias.
werwe
¿Chica Almodóvar? Podría haberlo sido. Rechazó protagonizar 'Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón'. Así de claro. "No conocía a Almodóvar de nada y el guión me parecía una locura. Cuando leí aquello quedé impactada por la tontería y las chabacanadas escatológicas que contenía", dijo en una ocasión. Más tarde, ya cnociendo a Almodóvar, sí le habría gustado tener un papel en una película suya. "La cuestión es que nunca más me ha vuelto a llamar", declaraba.
La primera vez que hizo publicidad descubrió los videojuegos, y se enganchó, ya de mayor. Aceptó hacer el anuncio de Nintendo, y le encantó la experiencia,  tanto que se enganchó al 'Brain Training' que anunciaba. Y no quedó ahí, ¡terminó comprándose la Wii para jugar al tenis y al boxeo con sus amigos en casa!

Divinity Zen TV