Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Natalia de Molina: "No soy consciente de los reconocimientos, es como si le pasara a otra"

Natalia de Molinadivinity.es

Cuando Natalia ganó el Goya en 2014 era una completa desconocida, hoy no para de trabajar. Está viviendo un gran momento, ‘Biznaga de Plata Mejor Actriz’, ‘Shootin Star’ y muchos proyectos. Confiesa no ser “muy consciente” de tanto reconocimiento. Disfruta con las cosas más sencillas, ¿lo que más le gusta? “Desayunar”. Si tuviera que elegir a quién parecerse, Marylin Monroe y Gena Rowlands se disputarían el top 1. Ahora está en cartel con ‘Clara Bow’ y hablamos con ella después de la función.

¿Cómo estás viviendo este momento dulce?
La verdad es que no soy muy consciente de todos los reconocimientos, es como si le hubiera pasado a otra persona. También es cierto que todo se ha dado de una manera tan natural, ha venido todo muy rodado, pero no, no soy consciente. Para mí es un honor y un orgullo el hecho de que me reconozcan el trabajo. Es maravilloso. Pero las películas no se hacen para ganar premios.
Has estado estos meses con varias cosas a la vez: ¿cómo te lo has montado?
¡Ha sido una aventura pero me he tirado a la piscina! Justo ayer terminé con ‘Los del túnel’, que he estado rodando todo este mes, y con los ensayos de ‘Clara Bow’ a la vez. ¡Me levantaba a las seis de la mañana y llegaba a casa a las diez de la noche cada día!
¿Qué haces cuando no estás trabajando?
Soy completamente normal. Me despierto, saco a mi perro, me reúno con mis amigos, veo cine… A mí lo que más me gusta es desayunar, despertarme por la mañana y tener tiempo de tomarme mi café, mi zumo, mis tostadas o una pieza de fruta, me encanta.
¿Fue divertido rodar ‘Kiki, el amor se hace' con Paco León?
Paco la define muy bien: “Kiki esto es una comedia erótico festiva” sobre filias sexuales. Para mí eso era un universo completamente desconocido. Todos sabemos que hay gente a la que le gustan los pies, por ejemplo. Pero hay otras que no podía ni imaginar, ¡flipas!
¿Y a tu personaje en ‘Kiki’ qué le excita?
Tiene unas cuantas filias… (risas). Mi personaje es la pareja de Álex García, somos una pareja de pijos absolutos. ¡Yo hasta soy aristócrata! Y tengo un blog, soy como ‘divina de la muerte’ y no tengo problemas. Estamos enamorados, todo nos va bien y, de repente, mi personaje descubre en una situación un tanto peculiar, que eso que le pasa (que no te puedo contar) le excita mucho y entonces se dan una serie de situaciones muy graciosas.
¿Has descubierto algo de ti que quieras compartir?
(Risas) Yo creo que todos tenemos un poco de esas cosas. Hay una que me llamó la atención especialmente, la dendrofilia, gente que se excita con la vegetación. No sé, a lo mejor hay personas a las que le gusta tener sus relaciones en el bosque y no son conscientes de que, en el fondo, lo que les pasa es esto. ¿Y a mí qué me excita? No sé, me gusta mucho la música, porque  me transporta, aunque no me excito; pero sí que hay música así sexy que te pone más… ¡no sé cómo decirlo sin que suene muy mal!
¿Y un vicio confesable?
Este es el típico momento en el que diría: no tengo vicios. Pero, sí: una copa de gin tonic.
¿Qué actrices te inspiran?
Mis actrices favorita son Gena Rowlands y Marylin Monroe, son mis dos iconos.
¿Eres muy de redes?
Facebook, que es más personal, es mi favorita. Siempre estoy conectada.
¿Un libro?
Estoy ahora mismo leyendo Blitz de David Trueba. Es muy curioso.
¿Una película?
‘Una mujer bajo la influencia’ de Cassavetes con Gena Rowlands.
¿Un restaurante?
Aquí en Madrid hay uno que me encanta, se llama Casa Pachuco, está en Lavapiés. Es así muy pequeñito y se come…¡puf! es una locura.
¿Una ciudad?
Madrid, llevo cinco años aquí y me ha tratado muy bien.
¿Con qué sueñas?
Con seguir trabajando y seguir haciendo proyectos que me ilusionen. Que la gente los vea y le lleguen.