Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Audrey cumple años: lo que aún puedes aprender del 'estilo Hepburn'

1divinity.es

La actriz belga (1929), considerada por la American Film Institute la tercera mejor estrella femenina de todos los tiempos, cumpliría 87 años. "La belleza de una mujer no depende de la ropa que se ponga ni de cómo se peine. Y quien piense lo contrario, no sabe nada".  Eso dijo ella, con su estilo y bellezas que hace ya tanto se convirtieron en icono. Y lo siguen siendo. Amante de la pasta con tomate y el chocolate, las pamelas de Audrey, las gafas de Auedrey, los abrigos de Audrey viven con nosotros. Repasamos algunas claves de su estilo que, aún hoy, pueden servirte para 'desayunar con diamantes' cada día.

Menos es más
Esta máxima ha movido el universo de Hepburn desde sus inicios: sutileza en las formas, colores básicos (blanco y negro sobre todo) en su armario, ademanes de bailarina, movimiento elegantísimo de manos, el moño alto convertido en seña de identidad... Todo en Audrey destilaba armonía.
8
Negro como básico imprescindible
La actriz, cuya vocación primera fue la danza, hizo del vestido básico negro un símbolo de elegancia. Apenas unos zapatos y alguna joya completaban el look. El director Wyler, que la dirigió en ‘Vacaciones en Roma’ (por la que ella recibió un Oscar) y en la película que Divinity ofrece en este homenaje (‘Cómo robar un millón’), dijo de ella : “Tiene todas las cosas que busco: encanto, inocencia y talento. Además es muy divertida. Es absolutamente encantadora”.
7
Pocas joyas, mucho brillo
A pesar de protagonizar ‘Desayuno con diamantes’, y de que la famosa joyería Tiffany, le dedicase un escaparate, Audrey nunca usó demasiadas joyas. Apenas unos pendientes de brillantes o un sencillo anillo de matrimonio, que cambió dos veces en su vida. Primero se puso el que Mel Ferrer (con él tuvo a su hijo Sean) le después el del médico italiano Andrea Dotti (con quien tuvo su segundo hijo, Luca). Su último amor, con el que vivió hasta su muerte en 19  en un pueblo suizo, fue el actor holandés Bob Wolders.
Un aroma, el recuerdo imborrable
A pesar de que pronto Audrey fue considerada un icono del estilo, siempre rehusó ser imagen de cualquier marca. Eso sí, fue fiel a Givenchy, su diseñador fetiche y amigo íntimo, que llegó a crear para ella el perfume ‘L'Interdit’.
6
Pamelízate
Nunca antes una pamela al viento tuvo ese aire etéreo. La actriz lo utilizó como recurso en varias de sus películas, pero también la llevaba por las calles de Nueva York y Los Ángeles.
El arte de quitarse y ponerse las gafas
No se trata solo de llevar unas gafas. Ni siquiera de elevar un modelo a los altares de los dioses estilísticos. Hay que saber quitárselas con garbo. Morder la patilla con la sensualidad justa. Volver a colocarlas con sutileza  precisión. Ella sabía cómo hacerlo.
5
Con guantes y a lo loco
Si hubo alguien que supo quitarse un guante, con permiso de Margarita Carmen Cansino en ‘Gilda’, más conocida como Rita Hayworth, ésa fue Audrey. Despacio o con carácter, aunque siempre con sensualidad, Hepburn enseñó a varias generaciones cómo llevarlos con estilo.
4
Brillo en los ojos, mirada irresistible
Negro que te quiero sexy. Uno de los puntos fuertes del ‘charme’ de Audrey fue su mirada. Pícara e inocente al mismo tiempo, aparte de la indiscutible parte genética tenía un truco: subrayarse mucho la línea de los ojos con negro.
3