Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paso 1: La crema

Hoy vamos a empezar la receta con un orden un poco extraño, empezamos haciendo la crema. Ponemos la nata a calentar y mientras conseguimos la temperatura adecuada, ponemos el chocolate troceado en un bol. Cuando la nata comience a hervir la vertemos sobre el chocolate y comenzamos a moverlo para conseguir que se emulsione con el cacao. Tenemos que tener en cuenta que estamos utilizando chocolate negro con un 70% de cacao. Si vais a utilizar chocolate con leche o chocolate blanco tener cuidado porque las proporciones cambian. Tenemos que intentar que no nos quede ni un resto de chocolate duro. Cuando esté bien emulsionado le añadimos la mantequilla para conseguir una textura perfecta para nuestra crema. Es importante echarla cuando todavía está caliente para conseguir que se derrita por completo. Lo dejamos reposar a temperatura ambiente y cubierto con un papel film.