Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos cake pops de brownie muy navideños

Lo primero que vamos a hacer después de cortar el bizcocho es desmigarlo. Hacemos unas bolas con la palma de la mano y las refrigeramos dentro de un tupperware en la nevera unos 10-15 minutos. Ahora cogemos los palos de cake pops y los introducimos en las bolitas que ya están frías. Las mojamos en el candymelt derretido. Sujetamos el palo de cake pop y le damos unos golpecitos para quitarle el exceso, con suavidad. Dejamos secar el candymelt de los cakepops unos 15 minutos.  Una vez que está seco, dibujamos la cara del muñeco de nieve y hacemos el gorro con la mitad de una galleta oreo, le ponemos glasa y encima le pegamos una galleta más pequeña. Ponemos glasa en la cabeza del muñeco y le ponemos el gorro con cuidado.