Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paso 2: La crema

Para hacer la crema, lo primero que necesitamos es que la mantequilla esté blanda, a temperatura ambiente. A la mantequilla le vamos a añadir el azúcar glace, que vamos a tamizarlo para que no quede ningún grumo. Acto siguiente, lo batimos primero a velocidad baja, y subimos la intensidad progresivamente. Le añadimos el queso, y lo batimos hasta que empiece a sonar “plof”, un poco a ojo. Acordaos siempre de rebañar los laterales del recipiente para que no queden los ingredientes sin mezclar. Una vez que lo tenemos todo bien mezclado, lo repartimos en dos mitades para hacer dos sabores distintos: uno de naranja, y otro de canela. A una de las mitades le echamos una cucharadita de ralladura de naranja, y lo mezclamos muy bien. Para el otro sabor lo que vamos  hacer es añadir canela y jengibre en polvo, bien tamizado, y colorante verde en pasta, para la decoración de después.