Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paso 4: El glaseado

Cuando tengamos los rollos de canela horneados y casi templados hacemos el glaseado. Hacerlo es muy sencillo. Primero tamizamos el azúcar glace para que no haya grumos y le añadimos cuatro cucharadas de nata líquida. Mezclamos todo bien y si nos queda la masa muy gorda le añadimos unas gotitas de agua para mejorar la textura. Para comprobar la consistencia tenemos que ver que cae con facilidad. Lo siguiente es echar el glaseado por encima de los rollos de canela.