Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paso 1: La masa

Calentamos la leche en un bol. Cuando esté templada, añadimos la levadura seca de panadero, dos cucharadas de azúcar blanco, la sal y dejamos reposar la mezcla. En un bol, añadimos la mantequilla y tamizamos la harina. Batimos hasta que la masa se parezca a la miga de pan. Cuando no queden trozos de mantequilla, añadimos el azúcar blanco y la mezcla de levadura. Seguimos batiendo y, por último, añadimos los huevos batidos. Empezamos a amasar hasta que la masa no se pegue en los bordes del bol. Tapamos el recipiente con film y dejamos fermentar hasta que doble su volumen. Amasamos de nuevo sobre una superficie enharinada para que coja fuerza. Cuando la masa esté lisa, enharinamos de nuevo y la estiramos con el rodillo hasta conseguir un grosor de unos 3 cm. Cortamos la masa con la ayuda de un cortador de donuts y freímos a fuego lento hasta que queden dorados.