Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paso 3: La decoración

Ya tenemos los bizcochos fríos y lo primero que tenemos que hacer igualar los bizcochos con ayuda de la lira. Preparamos una manga pastelera con el dulce de leche que nos ha sobrado y otra con la crema de yema de huevo que hemos preparado. Colocamos sobre la base de nuestra tarta un poquito de crema para fijar la base de nuestra tarta y comenzamos a aplicarle la crema en forma de espiral. Colocamos el segundo piso y lo aplastamos un poco para que el relleno llegue hasta todas las partes del bizcocho. Sobre el nuevo piso hacemos lo mismo, pero con el dulce de leche. Lo extendemos con ayuda de una espátula para que llegue hasta los bordes y le colocamos la tapa superior de la tarta. Para finalizar vamos a decorar la tarta con la crema. En primer lugar le damos una capa fina para sujetar las migas y la metemos en la nevera para que se ponga dura y la capa exterior nos quede perfecta. Cuando la tarta ya está fresquita le ponemos una buena capa de crema y para conseguir una textura molona, le pasamos una espátula dentada por todo el perímetro. La podemos terminar de decorar con unos caremelitos de toffee.