Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paso 1: La masa

La receta de los whoopie pie es súper fácil. Batimos la mantequilla pomada con el azúcar glace y mientras tenemos la mezcla lista, vamos tamizando la harina, con el cacao y el bicarbonato. Cuando la mezcla esté bien clara, le añadimos el huevo y mezclamos de nuevo. Es muy importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente para conseguir el resultado deseado. Cuando esté bien mezclado le añadimos los ingredientes secos y la leche, y seguimos batiendo.  Por último le añadimos la vainilla, batimos un poco y nos aseguramos que todo esté bien mezclado, es importante que no nos quede ni un grumo porque se puede notar mucho en el resultado final de nuestros whoopies. Ahora viene la única parte que puede resultar un poco más complicada, tenemos que poner parte iguales de la masa sobre una bandeja. Para que sea más fácil vamos a utilizar una cuchara de helado de 39 milímetros de diámetro, pero si no tenéis podéis utilizar cualquier otra cuchara, lo importante que nos queden porciones redondas. Cuando los tengamos colocados, los llevamos al horno unos 10 minutos a 180 grados.