Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cheesecake con salsa de moras

cheesecakedivinity.es

En esta ocasión Alma Obregón nos enseña a preparar una deliciosa tarta de queso con base de galletas maría y vainilla, acompañada de una dulce salsa de moras. ¡Ponle azúcar a tu vida!

Ingredientes
Los ingredientes son los necesarios para un molde desmontable de unos 18 o 20 cm.
170gr de galletas tipo maría
Tres cucharadas de azúcar moreno
95gr de mantequilla
800gr de queso cremoso (no light)
160gr de azúcar blanco
Dos cucharadas de harina
Cuatro huevos
65 ml de nata de montar
Una cucharadita de vainilla en pasta
300 gr de moras
70 gr de azúcar glacé
Dos cucharadas de harina de maíz

Primer paso: La base
El primer paso es hacer la base de nuestra tarta y para ello comenzamos triturando las galletas con una picadora. Mezclamos las galletas trituradas con la mantequilla, que hemos derretido previamente en el microondas o en un cazo. Cuando tengamos una pasta homogénea, le añadimos las tres cucharadas de azúcar moreno y lo mezclamos muy bien. Para terminar con la base, cogemos nuestro molde previamente engrasado y colocamos en una capa compacta la masa. Mientras preparamos el resto de la masa colocamos el molde en el frigorífico.
Segundo paso: El relleno
El relleno es facilísimo de hacer. Colocamos el queso en el bol de la batidora y le añadimos el azúcar. Mientras hacemos todo esto ponemos el horno a precalentar. Cuando tengamos todo, comenzamos a batir (Alma recomienda no batir muy rápido para evitar que entre aire y después nos encontremos con grietas en nuestra tarta). Mientras que se está batiendo vamos añadiendo los huevos uno a uno, siempre esperando a que cada uno se incorpore por completo a la masa. Para terminar, añadimos la harina, la vainilla y la nata. Batimos lo justo para que se quede todo bien mezcladito.
Retiramos el molde del frigorífico y volcamos la masa sobre nuestra base que ya debería estar compacta y fresquita. Horneamos nuestra tarta 15 minutos a 180 grados y después bajamos la temperatura del horno a 120 grados y lo dejamos una hora más. Después lo dejamos enfriar en el frigorífico.
Paso 3: La salsa de moras
Ponemos en un cazo, las moras, el azúcar glacé y la harina de maíz, lo ponemos a calentar hasta que veamos que empieza a burbujear y está denso. Para terminar, vertimos la salsa sobre nuestra tarta bien fría y la decoramos con unas cuantas moras.