Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paso 2: El almíbar

Una vez que tengamos los cupcakes horneados y fríos, el siguiente paso es realizar el almíbar. En un cazo colocaremos el azúcar con el agua hasta que hierva, cuando añadiremos el kirsch o marrasquino. Eso sí, si no queréis que los niños tomen alcohol, podéis echarlo todo junto y que hierva, de esta forma perderemos el contenido de alcohol (¡ya que el alcohol se evapora y queda solo el sabor de la bebida!). Una vez que hemos mezclado todo, lo que haremos será pintar los cupcakes con la ayuda de una brocha. Depende del toque que queramos, si añade más o menos almíbar. Eso sí, ¡todo con moderación mucho mejor!