Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Galletas de canela

galletasdivinity.es

En esta ocasión Alma Obregón nos enseña a preparar unas preciosas y riquísimas galletas de canela decoradas con glasa de diferentes colores. ¡Ponle azúcar a tu vida!

Ingredientes
250gr de mantequilla a temperatura ambiente
265gr de azúcar glacé
2 huevos
600gr de harina
2 cucharaditas de canela
Para la glasa
750gr de azúcar glasé
4,5 cucharadas de merengue en polvo
9 cucharadas de agua
Colorantes en pasta

Paso 1: Elaboración de la masa
Empezamos tamizando la harina con la canela, luego mezclamos la mantequilla con el azúcar glacé con ayudar de la batidora. Cuando esté muy bien mezclado le añadimos los dos huevos y vamos añadiendo poco a poco la harina para conseguir que se integre bien con el resto de la masa.
El siguiente paso sería tamizar un poco de harina sobre la superficie que vamos a utilizar, para evitar que se nos quede pegada la masa y empezar a amasarla un poquito. Comenzamos a estirar la masa con un rodillo y para conseguir que todas nuestras galletas tengan el mismo grosor nos podemos ayudar de dos varillas o palitos iguales. Cuando consigamos que la masa esté del grosor que deseamos procedemos a cortarla con un cortador de galletas. En este caso Alma ha elegido un cortador con forma de cupcakes. Es importante que la masa esté refrigerada por lo que debemos introducir la bandeja unas dos horas al horno antes de continuar. Horneamos las galletas 12 minutos a 180 grados.
Paso 2: La glasa
Lo primero que tenemos que hacer es tamizar muy bien el azúcar glacé para evitar que se nos obstruya la manga pastelera. Después también tamizamos el merengue, es importante no utilizar claras frescas porque pueden tener salmonela. Después añadimos las nueve cucharadas de agua y lo batimos a la velocidad mínima por lo menos cinco minutos. Tenemos que conseguir una textura similar a la de la pasta de dientes. Ya tendríamos la glasa para delinear nuestras galletas, pero es aconsejable quitar un poquito para utilizarla para los detalles de la decoración.
Teñimos un poquito de glasa con colorante en pasta de color morado y la introducimos en una manga pastelera con una boquilla de estrella. Y así con los sucesivos colores que queremos utilizar. Es recomendable colocar un palillo en las boquillas para evitar que entre aire a la glasa.
El resto de la masa la dividimos en dos para conseguir una glasa de delineado y otra de relleno. La glasa de relleno tiene que tener una textura más líquida y la de delinear tiene que ser un poco más espesa.
Paso 3: La decoración
Tenemos todas nuestras glasas en mangas pasteleras o en biberones de salsas. Para las glasas de delineado es aconsejable utilizar una boquilla redonda del número 3. Con la galleta fría comenzamos con el delineado. Para empezar apoyamos la manga y después vamos distanciándonos sin apoyar para conseguir una línea recta. Hacemos una línea por todo el borde de la galleta, es como dibujar y no os desesperéis porque es cuestión de práctica. Después procedemos al relleno y con la técnica del wet on wet podemos añadirle detalles en otro color.