Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kim Sears, la novia artista y bloguera del tenista Andy Murray

Kim Sears, en la final de Wimbledondivinity.es

No quiere ser la típica mujer de tenista. Le gustaría tener su propia carrera, independiente a la de su novio Andy Murray, reciente ganador de Wimbledon y número dos del tenis mundial. Ha estudiado arte, interpretación y música, además de graduarse en literatura inglesa. Su principal pasión son los perros. Tanto, que ha creado un perfil en Twitter a uno de ellos, que ya tiene 20.000 seguidores. Kim Sears, que vive con su chico en una mansión de cinco millones de dólares, ha sido la reina de Wimbledon este 2013 aunque en otra vida le gustaría ser una estrella de rock ¡Te contamos su historia de amor con Andy Murray!

La primera vez que se vio a Kim Sears en un acto público junto a Andy Murray fue en San José, California, en febrero de 2006. Y no le pudo dar mejor suerte. Primer viaje de 'trabajo' juntos y primera victoria del escocés en el circuito ATP. Nada más ganar la final a Lleyton Hewitt, Murray fue directo a la grada para sellar su victoria con un beso a su novia, como se ve en una de las fotos de abajo.
Murray Sears, tras ganar Wimbledon (2013) y San José (2006)
Era el comienzo público de una bonita historia de amor. Una relación que se inició al final del verano de 2005, durante el US Open. El padre de Kim es entrenador de tenis y propició que los dos pudieran conocerse en el torneo americano. Desde entonces, salvo una ruptura de seis meses en 2009, que podría haber sido motivada por la gran afición de Murray a los videojuegos, según dijeron entonces varios medios, la pareja siempre ha estado muy unida.
Andy Murray y Kim Sears

Pero aunque Kim siempre ha seguido de cerca los pasos de su novio, no ha dejado nunca apartadas sus inquietudes ni sus aficiones. La joven británica estudió literatura inglesa en la universidad de Sussex, en Brighton, además de cursar estudios en arte, interpretación y música. Kim, a sus 25 años, aún no ejerce de ninguna profesión aunque tiene claro que quiere hacerlo en un futuro próximo. Y luego está su gran afición por la pintura y los perros, como puede verse en una de las fotografías que ella misma ha subido en su web. Sigue la máxima que le dijo un día su padre: "encuentra algo que te apasione y no tendrás que trabajar un día en toda tu vida".
Kim Sears, con sus perros, Rusty y Maggie.
Kim Sears sigue este consejo al dedillo y tiene su propia página web en la que muestra sus retratos a perros y enseña al mundo lo que es capaz de hacer. Pero no sólo se queda ahí, tiene dos perros 'Rusty' y 'Maggie', dos Border Terrier con los que le gusta interactuar como si se tratase de personas. Si a Rusty le gusta acabarse el te de Kim cada tarde, 'Maggie' es una apasionada de las redes sociales y la tecnología y tiene su propia cuenta de Twitter con más de 20.000 seguidores. Como reconoce la propia Kim, "sabía que nunca podría darle una blackberry para que diera uso de ella así que decidí crearle la cuenta en la red social". Y es que para Kim, las mascotas son "una prolongación de la propia persona".
Así lo demuestra la foto que 'Maggie' subió a su cuenta de Twitter con las acreditaciones para el torneo Sony Open en la que tanto Rusty como ella tuvieron un acceso diferente al de resto de mascotas. Gracias a Kim Sears, 'Maggie' y Rusty' son dos perros diferentes.
Kim Sears y sus dos terriers.
Gracias a que vive con Andy Murray en una casa de más de cinco millones de dólares en Oxshott, puede disfrutar de sus pasiones. "Un buen paseo por el campo, incluso en un día lluvioso", con sus perros, que "es lo mejor para relajarse y alejarse del ruido de la gran ciudad". Un día le "gustaría escribir un libro" pero no cree que ahora tenga "la disciplina necesaria para hacerlo" pero de lo que sí está segura, es que en otra vida le encantaría "ser una estrella de la música", por todos los valores que representa ese mundo.
Aunque es una joven a la que no le gusta parar ni un segundo, en unos años espera "poder formar una familia y tener hijos con Andy", con el que ya se ha rumoreado que podría haber planes de boda en un futuro no muy lejano, ¿se decidirán a dar el paso?