Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dime quién te 'L' gusta y te diré quién eres

'The L Word', la serie que supuso un antes y un después para lesbianas y heterosexuales de medio mundo, se emite en Divinity desde el inicio.

'The L World'
Las aventuras de este grupo de amigas de Los Ángeles logró lo que ninguna otra referencia hasta entonces había conseguido: que los tópicos se desdibujasen, los prejuicios se desvaneciesen y los teleespectadores se entregasen con pasión a sus intrigas de pareja, sus líos familiares y sus dilemas vitales. Justo como cualquier otra serie sexy, glamourosa y bien rodada. Te proponemos un juego para darle la bienvenida: diseccionamos las personalidades de sus principales personajes hasta llegar a ti de nuevo. Dime quién te 'L' gusta y te diré quién eres.
Shane Mccutcheon (Katherine Moennig)
  
'The L World' Shanne
Eres un ser de corazón salvaje y alma noble. El tipo de persona que dejaría un trabajo sin dudarlo ante la mínima injusticia, sobre todo si es con otros. Las convenciones sociales no son para ti y te mueves con los sentimientos como motor, aunque eso implique arrepentirse después. La intuición es uno de tus puntos más sexies: saber lo que el otro quiere, adelantarte, dárselo. La gente cae rendida ante tu carisma, que resulta arrebatador a menos de dos metros, aunque nadie sabe explicar de qué polo magnético surge. Quizás la clave sea que eres una romántica extrema que no cree en el amor.

Bette Porter (Jennifer Beals)
'The L World' Bette
Tienes decisión, inteligencia y elegancia. Te gusta llevar la iniciativa. Es ponerte un reto por delante, sobre todo si encierra algún enigma artístico, y no parar hasta conseguirlo... con matrícula. La idea de perfección te acompaña como algo doméstico, cercano, acariciable, claro que eso puede ser peligroso: si en algún momento lograses del todo tus propósitos, la certeza de que nada es perfecto podría hacerte desmoronar.
Tina Kennard (Laurel Holloman)
'The L World' Tina
Tu fuerza está dentro de ti como la lava en el núcleo: presente pero encerrada por capas superiorres. Necesitas a alguien cerca que te ceda un poco de su motor para poner en marcha tus borbotones. A cambio ofreces cuidados y caricias: un nido de mucho amor para quien te quiera acompañar. Aunque pudiera parecerlo, eso no quiere decir que estés indefensa. Eres lista y el más mínimo movimiento de placas tectónicas puede hacer que toda tu energía brote como un heisser.
Marina Ferrer (Karina Lombard)
'The L World' Marina
El enigma hecho mujer. Cualquier respuesta a tu pregunta acaba por resultar incompleta, vaga, incorrecta. Puedes volver loco de interés a cualquiera a base de tensión narrativa: propones adivinanzas emocionales que siempre parece que van a ser respondidas una páginas más allá. Siempre un poco más allá. La sinuosidad de tus curvas y la cadencia de tu voz hace el resto.

Jenny Schecter (Mia Kirshner)
'The L World' Jenny
La duda es tu hábitat natural y ahí te has instalado como modo de estar en el mundo. Parece que la escritura te calma, quizás de la que vas hilando palabras encuentres algún camino. Claro que te has acostumbrado tanto a la desazón que te riendes a regodearte en el dolor. Cuidado con los abismos propios, aún debes aprender que hay preguntas que no tienen respuesta.

Dana Fairbanks (Erin Daniels)
'The L World' Dana
Vives en una encrucijada entre dos mundos irreconciliables. En uno cohabitan tu profesión de éxito y tu familia de libro, y en el otro solo quedas tú y algunos amigos con los que te has atrevido a compartir tus planetas íntimos. No te sientes capaz de renunciar a ninguno de los dos extremos, pero palpitas mejor en el segundo. De hecho es el único en el que palpitas. Tiempo al tiempo, el corazón tiene su propio GPS.
Alice Pieszecki (Leisha Hailey)
'The L World' Alice
Te ganas a la gente por la risa. Sabes comunicar y sueles acabar siendo el centro de atención de una mesa con amigos a poco que tengas la noche inspirada. Ellos lo saben y hasta te lo reclaman. Y eso es algo a lo que no puedes resistirte: si un amigo te pide algo serás la primera en ofrecerte a ayudarle. ¿El revés? De la comedia a la tragedia no hay apenas distancia.