Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así son los guionistas de nuestras series: si nos dejas, ¡te matamos!

Personajes que mueren al dejar la seriedivinity.es

Parece ser que la forma más fácil de justificar que un actor abandona una serie, es que el personaje desaparezca del mapa, y si puede ser con una muerte cruel, lenta o dolorosa, ¡mejor! Más aún si el actor no se ha ganado las simpatías de sus compañeros. Eso sí, los fans no suelen quedar precisamente contentos con este tipo de finales... Te contamos los casos más sonados de nuestras series.

Uno de nuestros favoritos es el de Katherine Heigl. La actriz, que daba vida a Izzie en 'Anatomía de Grey' rechazó un Emmy al considerar que el guión de la serie no había estado a la altura de la nominación, cosa que no hizo demasiada gracia a los guionistas. No contenta con su hazaña, Heigl anunció un tiempo después que abandonaba la serie para centrarse en su familia y en su carrera cinematográfica. ¿Cómo justificaron su marcha? Con un cáncer que terminó con la vida de su personaje.
Pero Izzie no es la única que tuvo un final trágico. Su amigo en la ficción, el Dr. O'Malley, interpretado por T. R. Knight, acabó con el cuerpo quemado y la cara desfigurada tras un accidente. Las heridas eran de tal magnitud que ni sus compañeros se habían dado cuenta de que era él. ¿La causa de su abandono? Está relacionada con la marcha de otro actor: Isaiah Washintgton (el Dr. Burke en la serie), quien fue despedido por sus comentarios homófobos hacia Knight, debido a su orientación sexual (el Dr. Burke no murió, sino que simplemente dejó a su prometida plantada en el altar... Y nunca más se supo).
Personajes que mueren al dejar la serie
Tras su enfrentamiento con Washington, Knight plantó cara a la creadora de la serie, Shonda Rhimes, y su personaje cayó en picado, perdiendo cada vez más fuerza. Aguantó algunas temporadas, pero finalmente su historia se dio por concluida en el Hospital Seattle Grace. Al parecer, el actor quería dejar la televisión y probar suerte en Broadway.
Pero no sólo mueren personajes en 'Anatomía de Grey', rompiendo el corazón de sus fans… O el de los protagonistas. Y si no, que se lo digan a la pobre Ally McBeal. Tras cuatro temporadas buscando el amor, la abogada conoce a Larry (Robert Downey Jr.). Todo va sobre ruedas hasta que un día, el hijo de Larry se presenta en el despacho donde trabaja, queriendo demandar a su padre. Al final de ese episodio, Ally llega a casa y se encuentra un muñeco de nieve en el salón con una nota que dice: "Volveré". Pero nunca lo hizo.

Lo que de verdad ocurrió es que al actor (que precisamente se llevó un Globo de Oro como mejor actor secundario por su papel en esta serie), se había metido en demasiados líos legales por su adicción a las drogas y David E. Kelley, creador y productor de la serie, terminó borrando del mapa al personaje. Más trágico fue el final del gran amor de nuestra Ally, Billy (Gil Bellows), que murió en la serie a causa de un tumor cerebral. Si es que la abogada no ganaba para disgustos…
Y luego están las muertes inesperadas. En 'Mujeres desesperadas', Edie (Nicolette Sheridan) nos dio varios sustos. El primero fue con un falso suicidio al final de la tercera temporada (claro que eso los fans no lo supieron hasta el principio de la cuarta). El siguiente fue el definitivo. Tras intentar escapar de su marido, Dave, su coche choca contra un poste de electricidad.
Personajes que mueren al dejar la serie
La verdadera causa de la marcha de Sheridan venía de sus desavenencias con Marc Cherry, creador de la serie, al que demandó por despido improcedente y maltrato psicológico. De hecho, se llegó a hablar de una supuesta agresión en medio del plató. Cherry alegó que la marcha de Sheridan se debió a recortes presupuestarios. Y es que ya se sabe: a veces la realidad supera a la ficción.