Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué harías si tu casa está mal distribuida pero sus vistas merecen la pena?

Rod y Daniel decidieron comprar hace quince años una casa que les convenció por sus impresionantes vistas panorámicas. Para ellos ver los atardeceres, el mar, el centro de la ciudad y las montañas es primordial al estado de la casa. Además les encanta los armarios empotrados y la madera de la que dispone, aunque saben que necesita una gran reforma para que cubra todas sus necesidades. Necesitan aunar espacios, tirar paredes, una cocina que les permita moverse sin problemas y un comedor que pueda albergar invitados.