Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nicholas y Gordo buscan la privacidad y la naturaleza de vivir en la montaña

Cuando Gordo y Nicholas decidieron comprar una casa ninguno de los dos se imaginó que terminaría comprando la casa en la que creció Gordo. Entre los dos intentaron aprovechar al máximo la casa familiar al pie de la montaña. Aunque al principio la idea les entusiasmó, ahora piensan que la casa deja mucho que desear, empezando por la cocina que les parece demasiado pequeña. El comedor está aislado de la cocina y sólo disponen de un baño para ellos y los invitados.  Los armarios del dormitorio principal son tan pequeños que les resulta complicado guardar todas sus cosas.  Nicholas confía en que Todd, el experto inmobiliario, les pueda encontrar una casa que cumpla todos sus requisitos y que convenza a Gordo de vender su antigua casa familiar.