Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diseñadora de joyas y una luchadora: Miriam de Ungría, la viuda de Kardam de Bulgaria

Miriam de Ungriadivinity.es

Miriam de Ungría es la chica de la casa, la pequeña de siete hermanos. Una mujer muy casera que prefiere las cenas privadas al 'mundo social'. Una mujer con cicatrices en el cuerpo que se ha dedicado de lleno a su familia y a su trabajo. Es madre de dos hijos, Boris y Beltrán, y diseñadora de joyas y gemóloga. Una mujer que se independizó antes de los veinte, que se casó pasados los treinta, y a la que no le costó adaptarse a la idea de pertenecer a la realeza. Así es Miriam de Ungría.

Es la chica de la casa y la pequeña de siete hermanos. Del accidente de coche de hace seis años que dejó a su marido, Kardam de Bulgaria, en coma, Miriam conserva una cicatriz redondeada en la frente y otra en el antebrazo. A diferencia de la mayoría de las mujeres de su edad y de su clase social, Miriam de Ungría, hija del empresario y abogado de patentes Bernardo de Ungría y Goiburu, marqués de Montefalcón, se independizó en cuanto empezó a trabajar, con poco más de 20 años, como diseñadora de joyas y gemóloga, un sueño que tenía desde que era niña, cuando realizaba joyas con las piedras que su padre le traía de sus viajes por el mundo.
Miriam de Ungria

Lanzó su primera colección y en cuanto recibió los primeros encargos, se instaló en un apartamento en el centro de Madrid. Trabajaba para clientes privados, reformaba joyas, asesoraba inversiones. Fundó, junto a otros profesionales, la Asociación Española de Tasadores de Alhajas a finales de los noventa. En 2000, entró a trabajar en Carrera y Carrera con su propia colección, y hoy en día, su línea de joyas ya cuenta con una tienda online (Mdeu.es)
Miriam de Ungria

Se casó pasados los treinta, una edad tardía para lo que se estilaba en su círculo. A su boda con Kardam de Bulgaria, hijo de la aristócrata española Margarita Gómez-Acebo y del rey Simeón de Bulgaria, acudieron la reina Sofía, la infanta Cristina, de uno de cuyos hijos es padrino Kardam, y los entonces duques de Lugo, Elena de Borbón y Jaime de Marichalar.
Miriam de Ungria

Poco después fueron padres de Boris, que hoy tiene 17 años, y Beltrán, de 15. Uno es muy artista y el otro es químico. Uno es rubio con ojos claros y el otro moreno con ojos oscuros.Lo dos estudiaron en el mismo colegio que su padre, el Liceo Francés. Ambos son ortodoxos, como el príncipe Kardam. Ella se casó como católica y decidió convertirse hace cuatro años. Miriam completó la modélica estampa familiar de los Bulgaria junto a Rosario Nadal (marchante de arte y hoy divorciada de Kiryl), Carla Royo-Villanova, empresaria, casada con Kubrat, y María García de la Rasilla, abogada, y esposa de Konstantin.
Miriam de Ungria

Durante estos seis años desde el accidente, Miriam ha estado alejada de los focos. La vimos, por primera vez, en octubre de 2013, en la boda del príncipe heredero de Luxemburgo, acompañada por su cuñado Kiryl y sus suegros. Pero ella siempre ha sido muy casera, es más de ir a casas de amigos, a cenas privadas. No le gusta mucho exponerse.