Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Soraya cuenta la historia de su perrito fallecido: "Manuela le tomó el relevo de la vida"

Soraya se despide de su perro Nomuk contando su historia: "Manuela le tomó el relevo de la vida"Instagram

Soraya Arnelas se despidió, a través de las redes, de su gran amigo Nomuk: "Me da pena que no vea a Manuelita crecer. Así es la vida. Tan injusta y a la vez llena de momentos indescriptibles". La artista ha querido rendirle un último homenaje contando la historia de cómo Nomuk llegó a su vida. Todo comenzó hace 14 años durante uno de los viajes de Soraya como azafata de vuelo a Costa Rica: "¡Cuando el perro llegó a mis manos no podía creer lo bonito que era!"

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el 7 de Oct de 2014 a la(s) 5:19 PDT

"Decidimos ir de excursión a los volcanes con nuestro guía, un indio que además de hacer de guía trabajaba en las ambulancias en un centro de salud de la zona. Hablando de todo un poco llegamos al tema de los animales y coincidimos en el amor a los huskys. Me contó que en su tribu los usaban como perros de tiro para arar el campo debido a la falta de dinero y a la fuerza de estos perros. Me decidí a traerme uno y darle una vida mejor. Ahora solo faltaba darle un nombre. Todos los indios tienen su nombre propio y un tótem, el animal espiritual que les representa. Él, debido a su profesión de conducir ambulancias, era un "tigre que vuela" por la velocidad a la que iba y en su tribu le llamaron Nomuk. Le pedí permiso para darle su nombre ¡y él aceptó!

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el 29 de Abr de 2015 a la(s) 6:17 PDT

La vida pasa muy rápido, Nomuk se hizo mayor y, tras la visita del veterinario a casa, tomamos la decisión de dejarle ir. Le achacaban varias enfermedades que le impedían andar, respirar y vivir. Y como nadie quiere ver sufrir a un ser querido, nos despedimos de él en casa, rodeado de los que le queríamos. Incluso Manuela. Le tomó el relevo de la vida. Unos llegan y otros se van.

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el 11 de Ago de 2017 a la(s) 6:10 PDT

Un ratito antes de las 6 subí a despedirme de él, sentí que debía encomendarle a los Indios. Busqué en internet oraciones y canciones con orígenes de la zona, y se los leí, y dejé que la música le relajase. Siento que fue así, se quedó más tranquilo. Hemos intentado darle la mejor vida, bien sabe Dios. A pesar de no haber podido tener un terreno grande para dejarle correr por el a todas horas. Ayer, tras dejarle ir, después de 13 años le prometí que devolvería sus cenizas a su origen, y así cerrar el círculo de la vida. Para darle paz a su alma, para dejarle correr por los campos rodeado de volcanes, como el hubiese deseado. Qué difícil es despedirse de un ser querido. Cuánto te vamos a echar de menos... Hasta siempre AMIGO ❤️".

More than a feeling.... Auuuuuu!! A los coros Nomuk!!

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el 24 de Abr de 2015 a la(s) 7:47 PDT

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el 12 de Ago de 2017 a la(s) 3:00 PDT

Ver más de: