Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Viggo Mortensen, sin Ariadna Gil en los Oscar, pero con su otro amor: su hijo Henry

VIGO MORTENSSEN Y SU HIJOdivinity.es

Viggo Mortensen estaba nominado por la película 'Captain fantastic', y aunque no consiguió la apreciada estatuilla, su paso por la alfombra roja no dejó indiferente a nadie. En esta ocasión, su novia, Ariadna Gil no pudo acompañarle, pero en su lugar asistió acompañado de su hijo Henry, fruto de su anterior relación con Exene Cervenka. El joven, de 29 años, sorprendió con su 'look' casi más que su padre: pelo largo y bicolor (oscuro en la raíz con mechas rubias en las puntas) y las uñas pintadas de negro. Los dos posaron muy sonrientes en la alfombra roja de los Oscar. Y tuvieron también su momento cómplice padre hijo en las butacas del Dolby Theatre de Los Ángeles.

Henry, que es el único hijo de Viggo, tuvo varios momentos de máxima complicidad con su padre en las butacas del Dolby Theatre. Viggo, en un momento futbolero de la noche, enseñó a cámara junto a Henry un escudo del San Lorenzo, el equipo de fútbol argentino del que el actor es fiel seguidor. Henry hace sus pinitos como actor también, y aparecía junto a su padre en 'El señor de los anillos'.
VIGGO MORTENSEN Y SU HIJO
La historia del pato
La presencia de su hijo no ha sido el único motivo por el que muchos hablan hoy de Viggo Mortensen. El actor sorprendió contando una historia de su infancia. “Cuando era muy chiquito viví en Buenos Aires, pero sobre todo en el Chaco. Mi padre, hombre de campo, nos llevaba a pescar y a cazar. Yo disparé por primera vez, con escopeta, a los cuatro años. Es uno de mis primeros recuerdos. Me llevó a cazar patos, no tuvo suerte, y cuando ya nos íbamos, creo que para divertirse un rato, me preguntó si quería matar un pato yo. Pasó la bandada, mi padre me ayudó a acomodar la escopeta sobre mi hombro, disparé y pum, cayó un pato muerto", contaba el actor.
Continúo explicando que a su madre aquello no le hizo especial gracia, ya que además Viggo no soltaba al animal en ningún momento. "Así que me bañé con el pato muerto en la mano, me dejé secar con el pato muerto, cené sin soltar el pato y finalmente me dormí abrazado al pato muerto en la cama. Luego, me lo sacó y ella dijo que lo íbamos a comer esa noche, porque se iba a pudrir. Creo que no entendí mucho. Pero bueno, esa fue mi historia con el pato", concluyó.