Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así es la guardería donde el hijo de Alejandro Sanz aprende a ser políglota

Hay guarderías y guarderías, y gracias a una publicación en Instagram en la que aparece Dylan, el hijo de Alejandro Sanz y Raquel Perera, hablando varios idiomas, nos ha quedado claro que la suya es de lo más especial. Te contamos por qué es diferente Rainbow Cultural Garden.

Este post de Instagram de la mujer de Alejandro Sanz llamó la atención de todos. Allí pudimos ver cómo el pequeño Dylan de cinco años se expresaba perfectamente en ruso. Pero no solo eso el chino, árabe, inglés y español tampoco tienen secretos para él.
La responsable de que ‘Capitán Tapón’ sea políglota no es otra que Raquel Perera ya que fue ella la que decidió emprender y abrir en Miami la primera escuela con un nuevo método de enseñanza basado en la multiculturalidad y el multilingüismo. Desde los 3 meses de edad, los niños ya pueden asistir al centro como en cualquier otra guardería o también, si se prefiere, como clases extraescolares de idiomas.
Este modelo que ha implantado Raquel en Miami ya se imparte en otros centros de ciudades como Nueva York, Los Ángeles, México Df, Cuernavaca, Monterrey, Guatemala o Londres, y dentro de poco van a abrir nuevos centros en ciudades como Madrid.
La Guardería de Babel
La inmersión de los niños en distintas culturas con profesores nativos especialmente entrenados para enseñar es la clave de este método. Es lo mismo que ir a una guardería pero en la que juegan a ser de varias culturas y hablar en sus respectivos idiomas. Para ello, el centro ambienta y decora cada aula según la cultura asociada con el profesor nativo correspondiente. De esta forma, los niños se sienten parte de las siete culturas impartidas.

Pizza, Mandarin and a few incomplete peace signs. #rcgkids #rcgmiami #RainbowCulturalGarden #growingajoyfulworld #mandarin #china #peacesign

Una publicación compartida de Rainbow Cultural Garden (@rainbowmiami) el 2 de Jun de 2016 a la(s) 2:05 PDT

La filosofía Rainbow defiende que entre los 0 y los 4 años es la fase crítica de máxima plasticidad del cerebro, donde se sientan las bases para un correcto desarrollo emocional, físico e intelectual. Por eso apuestan por aprovechar la capacidad aumentada del niño en sus primeros años de vida y potenciar las herramientas adecuadas para fomentarlo ya que las conexiones neuronales disminuyen a partir de los 3 o 4 años. Con el método Rainbow se fortalecen especialmente la alegría, la humanidad y las habilidades de autosuficiencia ante las adversidades.
Cómo pensar y no qué pensar
Según la filosofía de la escuela, los pequeños tendrán un amor inspirado en el aprendizaje, desarrollarán una capacidad de cómo pensar en vez de qué pensar y un profundo sentido de lo que significa ser humano, independientemente de la cultura. Inculcar tolerancia internacional y una apreciación de las diferencias es otro de sus éxitos.

Starting our day playing all together! #rcgkids #rcgmiami #rainbowculturalgarden #joy #fun #laughter #Mandarin #happybabies #singanddance

Una publicación compartida de Rainbow Cultural Garden (@rainbowmiami) el 12 de Jun de 2015 a la(s) 8:50 PDT

Famosos alternativos
Los métodos diferentes de educación están en alza entre los famosos. Los primeros en elegir un colegio "alternativo" para sus hijos fueron Penélope Cruz y Javier Bardem, quienes inscribieron a sus hijos en Madrid en un colegio que se rige por las normas del método Waldorf, donde lo que prima es la libertad del menor.
Harrison Ford, Clint Eastwood, Lenny Kravitz, Anna Paquin o la actriz Rossy de Palma también son defensores de este tipo de enseñanza. ¿Cambiarán ahora al método Rainbow visto el éxito en el hijo de Alejandro Sanz?