Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Bimba Bosé o Paula Echevarría ¿Blanco nuclear o bronceado exagerado?

morenodivinity.es

También con el bronceado, lo poco gusta y lo mucho asusta, y además no es nada sano. Ni tan fantasmagóricos y faltos de la energía que da la vitamina D como Bimba Bosé, Mario Vaquerizo, Alaska o Leonor Watling, ni tan refritos por el sol, ya sea invierno o verano, como Paula Echevarría, David Bustamante, Victoria Bekham o Elena Tablada. Sobre todo en estos días que para vosotros son de mucho yate, mucha playa y mucha recepción de rayo ultravioleta, os recomendamos mesura, queridos famosos, algo de mesura.

El gusto por el bronceado ha variado según la época. Si en 'Lo que el viento se llevó', Scarlata O'Hara huía del sol como si fuese un pecado estar morena (era símbolo de la clase baja que trabajaba en el campo y estaba quemada y arrugada por el sol), Gunilla Von Bismarck y compañía convirtieron el moreno marbellí en todo un símbolo de la 'jet set' más fashion de los años noventa (y también con más de una arruguita antes de tiempo). Pero ni tanto ni tan calvo. Tan malo es no tomar nunca jamás el sol, como pasarse.
Famosos que se apuntan al 'look vampiro'
En el panorama patrio, muchos famosos emulan a Michael Jackson, ligen el blanco nuclear como su color de piel y evitan los rayos de sol todo lo que pueden. ¿Quizás saliendo de casa sólo de noche como los verdaderos vampiros? Mario Vaquerizo y Alaska reconocen abiertamente que odian tomar el sol y que las arrugas son su principal preocupación. Junto a ellos, Bimba Bosé o Leonor Watling, dos mujeres bellísimas que también destacan por su tono (o mejor dicho, 'no tono') de piel. Faltan los 'vampiros' por excelencia, y no sólo en la gran pantalla: Robert Pattinson y Kristen Stewart, dos jóvenes más blancos que una patena y sin ganas de sol ni aunque lo requiera el guión. En el look piel blanca nuclear patria también destaca, y nunca mejor dicho, Iniesta, que a pesar de entrenar al aire libre con su equipo de fútbol, no ha conseguido subir un tono de piel ni tras su luna de miel en Cancún.
Alaska, Vaquerizo y Pattinson
¿Es realmente bueno no dejar que el sol acaricie nuestra piel? Creemos que algo de vitamina D debe sentar bien, y los expertos nos lo confirman. "Si no nos diese el sol jamás se produciría una hipovitaminosis D y un déficit de calcio, que es fundamental tanto en la infancia como en la menopausia, por ejemplo", nos explica el doctor Ángel Sierra, de la Clínica Londres. "Bastan 5 ó 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana para recargar los depósitos de vitamina D", añade el doctor Sierra. Ya lo sabeis: un poquito de sol, perfecto.
Joaquín Prats, Elena Tablada y Elisabeth Reyes
Los adictos al maxibronceado
La pareja que toma el sol unida, permanece unida. Eso deben pensar Paula Echevarría y David Bustamante, que ya sea verano o invierno, lucen un bronceado caribeño en algunas ocasiones algo exagerado. El último en pasarse con el sol ha sido (con permiso de Luis Miguel) Joaquín Prats Jr, que ha vuelto de sus vacaciones bastante quemadito. Deensoras confesas de la playa y el sol son Elisabeth Reyes y Elena Tablada, que están morenas 'casi negras' en cualquier época del año. Victoria Beckham no hace gala de su origen británico y se pasa de moreno, e incluso alguna vez la hemos visto con alguna quemadura solar más propia de una guiri en Mallorca que de una 'fashionista' declarada como ella. ¡Cuidadín con las arrugas que produce el sol, Victoria!
Victoria Beckham
Hemos oído mucho lo malo que es tomar demasiado el sol, pero no está de mas repasarlo: "Tiene consecuencias negativas que van desde la quemadura solar, la insolación y el cáncer cutáneo, pasando por otros problemas como las manchas, el fotoenvejecimiento, las alergias o problemas oculares. Así que hay que protegerse siempre del sol con foto`protecciones altas", explica a Divinity.es Sandra Costa, jefa de producto de la firma Avéne.
Por tanto, ni demasiado ni demasiado poco, a la hora de tomar el sol, ni blanco ni negro. Nunca mejor dicho.