Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Penélope Cruz: "Me río mucho de mí misma"

La actriz confiesa que tiene un sentido del humor muy singular, como su amigo Johnny Depp. Y que no hay mejor dieta que la española. Penélope pasa de la Dukan.
El botín de los 'Piratas del Caribe', cuarta edición, lleva camino de ser más grande que la isla en la que lo entierren. La película que han protagonizado Penélope Cruz y Johnny Depp ya ha recaudado casi mil millones de dólares. Qué más le puede pedir al año en el que ha visto nacer a su primer hijo, Leo, en Los Ángeles. La revista Vogue ha retratado en su última edición la felicidad de la actriz, que no se habría creído la notoriedad que ha cosechado si se lo hubieran contado cuando estaba empezando.
Aunque el secreto del éxito de su última película puede que resida en la química que tiene con su protagonista, Johnny Depp. Penélope revela en el encuentro que tiene un sentido del humor muy absurdo, que se ríe de cosas extrañas, exactamente igual que el actor, y que por eso se llevan tan bien: "Cuando encuentras ese click con alguien, esa conexión a través del humor, es muy fácil trabajar con la otra persona". También espera que la gente que la rodea la encuentre divertida. Al menos, ella pone su granito de arena riéndose mucho de sí misma, reconoce.
Y el caso es que uno de los magos del humor de la historia de la cinematografía, Woody Allen, sí que ha tenido que admirar su bis cómica, ya que, después de 'Vicky Cristina Barcelona', la película con la que ganó su Óscar a la mejor actriz de reparto, el director la ha elegido para la cinta que prepara en Roma y cuyo rodaje iniciará este mes de julio. No obstante, Penélope no puede revelar detalles sobre el personaje que interpretará por petición expresa de Allen.
Sobre su maternidad da escasos detalles. Se limita a señalar que es "feliz", pero subraya que no le gusta hablar de su familia en las entrevistas o dar detalles de cómo se organiza porque para ella es sagrado separar su vida del trabajo.
Por el contrario, sí que insiste en el tema de las dietas. Después de que su representante difundiera que Penélope no ha seguido nunca la dieta Dukan, la de Alcobendas recuerda que no ha oído hablar de esa "dieta extraña" en su vida. Que si alguien es culpable de su línea, esa es una "dieta mediterránea, saludable, nada extremo". Y un poco de ejercicio cuando puede. Confiesa, eso sí, que es "vaga" para el deporte, pero al final la disciplina que adquirió como bailarina termina imponiéndose.
Y eso que al final no se ha comido un rosco en el mundo de la danza porque… ha llegado a lo más alto en el de la interpretación. Un Oscar, tres Goyas, una Palma de oro en Cannes, musa de Almodóvar, Woody Allen, preguntada por Vogue si se esperaba esto de niña, reconoce que ni de lejos: "Yo sólo quería trabajar como actriz o bailarina, y todas las noches rezaba para conseguir un trabajo que no fuera aburrido y que me inspirase al levantarme cada mañana. Mi deseo se convirtió en realidad. Pero luego muchas, muchas más cosas me han ocurrido. Cosas que nunca se me pasó por la cabeza que fueran posibles…".