Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pero Shakira, ¿tú sabes cuánto son 200 millones de euros?

shakiradivinity.es

Los ex de Shakira le están dando el embarazo. Y no, no nos referimos a que los hombres de su pasado hayan formado un club de corazones rotos para amargarle la vida. Dos de sus ex empleados y su exnovio, Antonio de la Rúa, han denunciado a la cantante por despido improcedente en el primer caso e incumplimiento de contrato en el segundo.

Maritza y Divier, sus ex empleados, demandaron a la cantante en el mes de junio por  ‘despido nulo y subsidiariamente improcedente’. Piden que la cantante compense los daños morales y le exigen 200.000 euros como compensación económica. Una cantidad irrisoria comparada con la otra denuncia que se le viene encima a Shakira.
Antonio de la Rúa ha demandado a su ex por los contratos que quedaron pendientes tras su ruptura.  Durante los once años que duró su relación, Antonio dejó de lado su trabajo como publicista para dedicarse en exclusiva a la carrera musical de su expareja, siendo él una pieza clave  en la negociación del contrato multimillonario, (cercano a los 100 millones de dólares), entre Shakira y ‘Live Nation’, la productora de eventos más grande del mundo.
De la Rúa reclama la friolera de 200 millones de dólares  en materia de grabaciones, galas, conciertos, campañas publicitarias, etc. Y lejos de conformarse con el engorde de su cuenta bancaria de producirse un fallo a su favor, reclama la propiedad de varios inmuebles que él y la artista compartieron durante su relación.
Lo chocante de este tema es que, queridísima Shakira, da la impresión de que todo esto te resbala, que para ti la felicidad no tiene precio, que ni todo el dinero del mundo te ha impedido pasar el verano de tu vida…pero Shakira, ¿¡tú sabes cuánto son 200 millones de euros? ¿sabes cuántas toneladas de pañales podrías comprar por ese precio?
nadal
Para que te hagas una idea, tú que adoras el deporte, ni Nadal con toda su carrera conseguiría pagar ese dinero en la vida. Solo con los torneos disputados hasta ahora, ha engrosado sus arcas  40 millones de euros. Tendría que ganar todo lo conseguido 5 veces mas:  ¿35 Roland Garros?, ¿10 Wimbledon?...no se jubilaría en la vida.
julia
A Julia Roberts, la actriz mejor pagada del mundo, le tendrían que llover guiones del cielo. El filme que mayor nómina le otorgó fue Erin Brokovich en 2000, unos 20 millones de dólares. Teniendo en cuenta que Hollywood está en crisis y que,  en doce años, otras actrices han desbancado a la novia de América, Julia tendría difícil hacer 10 películas como esta para pagar a su ex. Afortunadamente está felizmente casada.

Otro dato que quizás te interese para conseguir una dimensión acertada de tu problema, es que si, por cosas de la vida, la Reina de Inglaterra se interesara en tu caso y decidiera apostar por ti y ayudarte a pagar ese dinero, (si perdieras el juicio…que podría pasar), tendría que deshacerse de la mitad de su fortuna, valorada en 400 millones de euros.
cr
Pero volvemos al deporte, que vemos que te interesa, y te aportamos datos cercanos. Sin ir más lejos, con ese dinero podrías rescindir la cláusula de Pique del Barça o superar la oferta que según es AS, el Manchester City le ha hecho a Cristiano Ronaldo, 120 millones de euros.
200 millones no se consiguen de la noche a la mañana y tú lo sabes mejor que nadie.  La mitad de ese dinero es lo que has ganado en casi toda tu carrera, 21 años moviendo las caderas  sobre los escenarios  tendrían que multiplicarse por dos para alcanzar las exigencias de tu ex. Tendrías que superar el récord de Madonna y mantenerte activa, renovada y flexible hasta los 56.
Por lo pronto, mientras este tema se resuelve en los juzgados, Shakira prepara nuevo disco. Más vale que siga trabajando, nunca se sabe lo que puede pasar.