Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana García-Siñeriz recorre los pueblos más bellos y buenos de España

¡Ayúdanos a elegir el pueblo más bello y bueno de estas Navidades que recibirá una iluminación muy especial durante estas fiestas!

En este primer programa de 'Luce tu pueblo' recorremos, de la mano de Ana García Siñeriz, seis pueblos de la geografía española para encontrar al que será el más bello y bueno. Todos tienen algo en común, son bellos, con unos paisajes y arquitecturas increíbles y son buenos, con una gastronomía que es el legalo más fiel de las diferentes civilizaciones de las que somos herederos.
Lastres, un pueblo donde se combina la unión y solidaridad de sus gentes
El mar acaricia esta población asturiana de poco más de 1000 habitantes en la que sus casas cuelgan, literalmente, sobre el agua. Asentada desde el Siglo XIII como salida desde el interior hacia el Cantábrico, en sus alrededores están las huellas jurásicas más grandes del mundo. Un pueblo bello y también bueno. Ana García Siñeriz se sienta arropada por la hospitalidad de su gente y ha descubierto que los llastrinos tienen una unión de solidaridad y unión realmente sorprendente: hacen un concurso de pesca de altura y la pesca resultante de ese día se dona a beneficiencia de Cruz Roja.
En Frías se encuentra 'La Muela' una auténtica fortaleza natural 
Con menos de 300 habitantes los fredenses pueden presumir de vivir en una fortaleza natural. Ellos la llaman 'La Muela', una enorme roca sobre la que se asienta su pueblo. 'La Muela' está presente en casi todas las casas del pueblo, incluso en las cocinas, es testigo de la elaboración de exquisitos platos tradicionales. El pasadizo secreto excavado en la roca se construyó para que los vecinos de Frías pudieran moverse de casa en casa e incluso llegar al majestuoso castillo que capitanea la vida de todo el pueblo. Es el escenario de sus tradiciones más antiguas.
Laguardia, en la Rioja Alavesa, un mosaico medieval de bodegas y viñas
En Laguardia están muy orgullosos de sus bodegas, que van desde las más antiguas de todo el mundo a las más espectaculares. En alguna de ellas da la sensación de estar en una catedral debido a las pinturas y el retumbar de la voz. El vino preside la mesa, pero también la vida de este enclave de 1500 habitantes. Patatas a la riojana y chuletillas al sarmiento, comida típica y tradicional de los vendimiadores, terminará de deleitar a Ana García Siñeriz. Laguardia, pueblo marcadamente medieval que ha conseguido poner en movimiento a todos sus habitantes por una buena causa, ¿cuál será? Lo descubriremos más adelante.
Calles estrechas, casas blancas y olor a olivos, así es Zuheros, en Córdoba
Zuheros, un lugar que enamora a sus más de 1000 habitantes y a todo forastero que lo visita. Tanto, que consigue hechizarte hasta enredar tus raíces para siempre en él. Con una tradición gastronómica de siglos reflejada en su afamada Feria del Queso, Ana quiere descubrir qué son las clavellinas, el remojón de naranja, el turrolate, los sabores de un pueblo delicioso. Pero lo más bueno de Zuheros está en el corazón de sus gentes que crearon una cuenta solidaria para cuando alguien del pueblo se ve apurado.
Rubielos de Mora en Teruel sorprende por su majestuosidad, nobleza y solidaridad
Es un pueblo pequeño pero cargado de espectaculares casas solariegas de una belleza increíble. En Rubielos se respira nobleza y en cada rincón se encuentran restos de un pasado glorioso, como en su antigua colegiata, tan espectacular como una catedral. En Rubielos Ana descubre un tesoro de valor incalculable: la tranquilidad. Este pueblo turolense pertenece a la red internacional de pueblos y ciudades lentas y para formar parte de esta red han tenido que demostrar su compromiso con la calidad de vida. Los rubiolanos son gente con tesón, amor propio y mucha inventiva. Hasta en los gestos más pequeños se puede encontrar un corazón enorme: han convertido su biblioteca en un centro solidario, salen libros y entra comida para quien lo necesita. 
Candelario, una joya escondida en la sierra del sur de Salamanca
Un pequeño pueblo en el que parece que el tiempo se ha detenido. Sus calles y sus casas, de exquisita arquitectura serrana, conservan todo el sabor de siglos de trabajo bien hecho. Un pueblo pequeño pero abarrotado de vecinos inquietos y muy buenos. Desde los bailes típicos a la pintura de vanguardia, pasando por unos originales desayunos solidarios, todo sirve para que los coritos se involucren con su pueblo y ayuden a los demás.