Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lastres, finalista para convertirse en el pueblo más bello y bueno de España

Lastres es un precioso pueblo asturiano colgado sobre el mar. Tiene un bello y conservado patrimonio en su conjunto histórico con palacios blasonados, casonas de piedra y barrios de pescadores. Pero además de bello, Lastres destaca por su buena gastronomía que se basa en los productos del mar y por la bondad de sus vecinos ya que cuenta con multitud de asociaciones. Una de ellas se encarga de repartir el pescado obtenido para las familias más necesitadas de la comarca.

Dicen que la mejor manera de contemplar Lastres es desde el mar. Este precioso pueblo que cuelga desde el acantilado hasta rozar el Cantábrico no se puede entender sin su tradición pesquera. Como explica Jesús Menéndez Busta, Ex Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores, a la mar hay que ir con ‘fegadín’, un dicho que significa ir con ansia, con ganas. En Lastres hay entre 35 y 40 pescadores y siguen manteniendo la pesca con artes menores, que es la más antigua que existe. Pero esto solo es el principio.
El trabajo artesanal de las rederas de Lastres
Las rederas parece que llevan siglos dedicadas a perfeccionar su trabajo. El esmero con el que tejen las redes es increíble. Es un trabajo artesanal y tienen que dedicarle mucho tiempo. Todos los días que hay redes rotas tienen que trabajar, sea el día que sea. En esta ocasión están tejiendo una única red de más de 400 metros de longitud.
Quinita, vecina de Lastres, prepara para Ana García-Siñeriz multitud de platos de la mar
Recorrer Lastres desde el mar es subir una cuesta sin fin. A un lado se encuentran las casas marineras, las cuestas empedradas y los rincones se convierten en escaleras. Lastres es un pueblo empinado, pero bello. Pero lo más bello de Lastres puede encontrarse dentro de sus puertas. En una de las casas conocemos a Quinita, ama de casa y vecina de toda la vida del pueblo que deleita a Ana García-Siñeriz con multitud de platos del mar.
El Coro San Roque recupera las canciones que se cantaban hace años en Lastres
David Muñiz, director del Coro San Roque, nos explica cómo las canciones que interpreta el Coro están basadas en la vida de la mar. Tanto David como todos los componentes del Coro intentan recuperar las canciones que se cantaban hace muchos años en las tabernas e intentan darles un toque más actual. Mucha gente cuando las escucha recuerda a cuando las cantaban sus abuelos.
Rogelio Pando, alcalde de Lastres, nos explica la importancia de la Torre del Reloj
Es muy singular, tan solo tiene una sola aguja. En el pasado era una torre de vigilancia desde donde se apreciaba si en el mar había ballenas y si se daba esta circunstancia, se daba aviso y todos los vecinos y pescadores iban a por ellas.
El lado más solidario de Lastres
Si hay una faceta solidaria de la gente de Lastres es la que nos explican Carlos García Calero y Rafael Menéndez Castaño del Club Náutico Bahía de Lastres. Existe en el pueblo una jornada de pesca solidaria que realizan junto a Cruz Roja. La pesca resultante de ese día, alrededor de 1.500 kilos de pescado, se dona para los más necesitados.
Lastres, pueblo de dinosaurios
Laura Piñuela, geóloga del Museo Jurásico, nos enseña las huellas que los dinosaurios dejaron en Lastres hace más de 154 millones de años, las mayores a nivel de Jurásico en el mundo. Había en aquel entonces diversos grupos de animales, también carnívoros.