Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubielos de Mora, finalista para convertirse en el pueblo más bello y bueno de España

Conocemos Rubielos de Mora, en la sierra de Teruel, que hunde sus raíces en pleno Siglo XII. ¿Será este pueblo el que se ilumine de forma mágica estas navidades?

Las calles de Rubielos de Mora son como un libro cargado de historia. Aquí es muy fácil seguir el rastro de un pasado rico que perdura hasta ahora. Rubielos sorprende al paseante con casonas y palacios en los que el barroco y el neoclásico compiten en belleza. En cada fachada, orgullosos, se pueden ver los escudos nobiliarios de condes y marqueses. En estas calles es muy fácil comprender por qué a Rubielos la llaman la Corte de la Sierra. Pero detrás de los edificios hay mucho más, patios de una increíble belleza, como el de la Casa de los Condes de Creixell. Mención aparte merece la Casa Consistorial, una joya del renacimiento, que ha sido lonja, escuela e incluso, cine.  
La 'Asociación de Mujeres Iris': sabiduría transformada en solidaridad
Se vuelvan con todo aquel que necesite ayuda en el pueblo. Las mujeres de esta asociación trabajan por amor al arte: cosen trajes, organizan exposiciones, mercadillos o cocinan platos típicos de la zona. Estas mujeres sacan partido a su sabiduría y experiencia, transformándola en solidaridad año tras año.
Solidaridad e imaginación, una mezcla perfecta en la Biblioteca de Rubielos
Descubrimos el baúl solidario de la biblioteca. Esta iniciativa se basa en que si te retrasas en la devolución de los libros prestados, la biblioteca te canjea la multa por alimentos no perecederos para el Banco de Alimentos de Teruel. Una iniciativa que ha conseguido que los niños colaboren.
Manuel Baselga, artesano de forja
Su pasión es muy difícil de encontrar hoy en día. Siglo y medio de tradición respaldan la historia de Manuel, quien a sus 89 años sigue trabajando sin perder la ilusión por un oficio que le apasiona. Manuel ha hecho muchísimo por Rubielos de Mora, que la gente pasee por el pueblo y vea sus obras, es lo que hace feliz a este herrero.