Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara Carbonero, nerviosa por el primer día de cole de Martín: hablamos con SuperNanny

mmdivinity.es

Las vacaciones terminan y toca adaptarse a la nueva rutina, algo que puede ser bastante duro, sobre todo para los peques de la casa. Más aún si es su primer día de cole. Hay que enfrentarse a mochilas, cuadernos, uniformes y alguna que otra lagrimilla. Es lo que le está pasando a Sara Carbonero, que ha compartido en redes una foto con el equipamento completo de Martín antes de ir a clase: "Supongo que no soy la única mamá que no duerme pensando en ese primer día de clase después de las vacaciones. Lo temo, mucho. ¿Algún truco/consejo para llevarlo mejor?", ha escrito. Para echarle una mano, hemos preguntado a la mismísima 'SuperNanny' cómo es el mejor modo de actuar en esta etapa. De nada, Sara.

No existe, ni existirá, un manual para la vuelta al cole. Cada familia es un mundo y cada niño más, por lo tanto no podemos generalizar ni nadie puede dictar unas pautas infalibres que te garanticen el éxito en la vuelta de tus hijos al colegio. Dicho esto, lo que sí podemos hacer es preguntar a los expertos por algunas nociones para hacer este trago un poco menos amargo.
Nos hemos puesto en contacto con Rocío Ramos Paul, la psicóloga infantil más conocida como 'SuperNanny', y ella ha querido, lo primero, tranquilizar a los padres primerizos: "Es normal estar nervioso, para los padres este día es tan importante como para el niño. En general, los peques se adaptan fenomenal aunque perciben muy bien que a los adultos les genera también angustia la nueva situación". Lo más importante: "que no os asuste el lloro". Ahí van algunas dudas usuales: 
¿Debo contarle a mi hijo que va a ir al cole?
Sí, siempre. Días antes hay que ir anunciándoselo y, sobre todo, hablarles de cuándo, dónde y qué se hace allí. Animándole mientras le hacemos participe, siempre con mucha emoción y con un tono divertido, en la preparación del material. Cuando el niño es veterano no hay problema, van encantados.
¿Qué hago si llora?
La recomendación es darle un beso y marcharse, no alargar la despedida. En general, lloran porque se quedan en un entorno desconocido y quizás es la primera vez que se separan de sus padres. Si alargo la despedida les sube la angustia y va cada vez a más. El 'enseguida voy a estar aquí' es terrible, ya que vais a estar separados ocho horas y esto les genera más angustia al día siguiente. Date la vuelta y déjales, en cuanto se quedan con su tutor se ponen a jugar y enseguida se adaptan, se les olvida. En unos 15 días entran sin llorar. Cuando nos despedimos aprenden a hacerlo y aprenden 'mamá y papá van y vuelven, no pasa nada porque me quede solo y puedo enfrentarme a situaciones nuevas'.
¿Es mejor seguir el periodo de adaptación de los colegios?
Hay dos cosas importantes. En primer lugar depende del niño, no está demostrado que sea mejor una cosa u otra porque depende de cómo sea cada niño. De forma gradual a veces es terrorífica para conciliar la vida familiar, porque llevar al niños solo para unas horas puede generar más angustia para los padres por problemas de horario.

Cuando descubren por primera vez la puerta de las "chucherías"....😱 #voyatenerqueponerlasmuyarriba

Una foto publicada por Sara Carbonero (@saracarbonero) el

¿Es bueno incentivar con cosas nuevas?
Si el material es nuevo eso ya les incentiva. Si el material es heredado, debemos hacerles ver que ahora es tuyo porque has crecido y eres mayor. Es bueno recordarles lo mayores que son con frases como 'ya te vale el chándal de tu hermano' y que colaboren con la cartera y forrando los libros.
¿Cómo ayudarle a dormir la noche antes?
 El ritual normal, no hacer ningún cambio. Alargar el cuento o quedarse con él hasta que esté más tranquilo les genera angustia. Sobre todo, no hablar del cole en ese momento, la rutina les da seguridad.