Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jean-Paul Gaultier resucita a los iconos más andróginos de los 80

El diseñador francés ha presentado en la París Fashion Week una colección donde rescata los estilismos de los iconos más andróginos de la década de los 80. Desde Bowie hasta Grace Jones pasando por Madonna, Boy George o Michael Jackson.

El diseñador Jean-Paul Gaultier ha dejado a sus marineritos a un lado, ha sacado del cajón el condensador de fluzo para viajar a los 80 y zambullirse en la época dorada del Pop iconoclasta. Si el año pasado le dedicó su colección Primavera-Verano a Amy Winehouse, poco después de su muerte, en esta ocasión la París Fashion Week ha sido testigo de una colección llena de reminiscencias ochenteras, estilismos reconocibles, guiños a portadas de discos y actitudes de algunos de los ídolos de masas más influyentes de las últimas décadas.
Pero Jean-Paul Gaultier tenía sus razones: “Que haya una crisis económica no significa que tengamos que actuar de manera miserable y mostrar prendas deprimentes. ¿Por qué todo tiene que ser minimalista? También hay sitio para la diversión”.
David Bowie
El hombre de las mil caras, el rey de lo andrógino que catapultó el peinado mullet a una nueva dimensión, regresa a su periodo de Ziggy Stardust. Lycras ajustadas de estampados llamativos, pelo coloreado, maquillaje futurista y poses ambiguas.
Bowie
Michael Jackson
Cazadoras de piel, sombrero borsalino, calcetines bobby blancos, pantalones pesqueros y zapatos Oxford. Es el look inconfundible de Michael Jackson, el proclamado Rey del Pop, que vuelve a pisar con fuerza en una pasarela que reclama la vuelta de Billie Jean.
Michael Jackson
Grace Jones
Trajes de chaqueta ajustados y sin mangas, un inconfundible corte de pelo que sobre la pasarela se simula con un sombrero cuadrado. Icono ochentero coloreado en tonos metalizados. La actriz, cantante y modelo jamaicana vuelve a marcar la tendencia. Estilismos que nos recuerdan a las portadas de 'Nightclubbing' y 'Slave to the Rhythm'.
Grace Jones
Madonna
También vuelve la Madonna, pero no la de las picudas copas del corpiño que ideó el propio Jean Paul Gaultier, sino la de 'Buscando a Susan desesperadamente' con su cinta de pelo recogida en un lazo y sus prendas de encaje, raso, estampado animal y rejillas, todo junto, porque el que más abarca es el que más influye.
Madonna
Boy George

Otra buena ración de androginia de la mano de Boy George, el líder de Culture Club que regresa directamente desde su videoclip 'Karma Chameleon', con el borsalino del que salen las trenzas de colores. Gaultier ha utilizado al británico como excusa para presentar una serie de kimonos de raso en coloridos estampados porque, como rezaba la canción, “el amor sería más fácil si tus colores fueran como los de mis sueños”.
Boy George
Annie Lennox
La componente de Eurythmics aporta los trajes de chaqueta con corbatas a una estilizada figura que se perfila todavía más esbelta con el corte de pelo de color rojo. Nos quedamos con su imagen en la portada de 'The Ultimate Collection'. También se inspiran en ella los antifaces de Gaultier.
Amanda Lear como ella misma y Debbie Harry

La que fuera musa de Dalí, ha vuelto a inspirar a un artista, esta vez para un look en rosa chicle que se asemeja a alguno de los maillots que ella misma lució hace algunas décadas. Ha sido ella misma la que se ha subido a la pasarela y ha cerrado el desfile. Recuerda también a un modelito rosa de Debbie Harry, cantante de 'Blondie'. Ambas comparten una línea de su curriculum en la revista Play Boy, Debbie como conejita y Amanda como portada, cuando quiso acallar todas las voces que dudaban de su 'feminidad', enseñando su cuerpo en un desnudo.

Blondie
Sade

Pelo recogido en un moño impecable, tela de tul transparente para una camisa de riguroso negro y pendientes de aro. Es el exotismo de Sade, que también ha tenido su guiño en el desfile de la Paris Fashion Week.
Sade