Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La moda se pone modosita o cómo el ‘rihannismo’ dejó paso al 'pijismo chic'

pijasdivinity.es

Aunque Rihanna sigue siendo tendencia, su estilo excesivo (joyas XXL, sudaderas brillantes, transparencias...) está dando paso a nuevas divas ‘fashion’. Se imponen nuevos códigos en la moda que apuestan por la sencillez. El celeste y el rosa llaman la atención en la calle y en las alfombras rojas. La ausencia de joyas es el nuevo accesorio. Si quieres ser moderna ponte una chaqueta de tweed o una horquilla en el pelo. Te damos alguas claves del nuevo 'pijismo chic'.

La prenda. Pocas prendas son tan clásicas como un abrigo de color camel. Puede que hace un par de años sólo pudiéramos verlos en los grandes almacenes de toda la vida, esos a los que nos arrastraban de la mano cuando éramos pequeñas. Pero en 2013 las cosas han cambiado.
Gracias a varias ‘celebrities’, numerosas ‘bloggers’ y a marcas como Max Mara que firma el de Kim Kardashian, se han convertido en una de las prendas más fotografiada. De la misma firma, aunque de la línea Atelier, es el de la actriz Scarlett Johansson. Éste que va combinado con tejido metálico dorado supone una innovación respecto del original, aunque no pierde su aire de abrigo de toda la vida.
pijas
La chaqueta de tweed hasta hace muy poco era una prenda que usaban las madres cuando querían dar imagen de madre (en una primera comunión). Tenía un regusto pijo al que las jóvenes han sabido sacarle partido. Y recuerda, cuando las uses olvídate de las perlas.
Si Olivia Palermo opta por una chaqueta de tweed en color vitamina y la combina con sencillos pantalones negros y zapatos de salón, la actriz francesa Clémence Poésy prefiere una clásica de Chanel para acompañar a sus pantalones vaqueros.
pijas
Los patrones. Desde hace unos años lo habitual era ver por la calle a mujeres muy ceñidas, los nuevos patrones despegan la ropa de la piel. La falda evasé, esa que tiene forma de campana, parece ser la nueva consigna. Todas queremos ser modositas, lo seamos o no.
Aunque Tamara se vista de cuero, Tamara se queda. A pesar de que la hemos visto con una chupa llena de tachuelas y pinchos, ella es sin duda la abanderada del pijismo. El caso de Leticia Dolera y de Paula Echevarría es sólo estilismo y pura tendencia.
pijas
El ‘outfit’. Olvidar el exceso es una de las consignas básicas de esta tendencia que apuesta por la sencillez y la contención. Para que el resultado sea perfecto es mejor que antes de salir de casa te vayas al espejo y te quites un accesorio (Coco Chanel dixit) o incluso todos.
En Elena Anaya y Audrey Tautou tenemos un ejemplo: para vestir bien bastan un suéter o camisa y un pantalón; dos colores son suficientes para un ‘look’ elegante; para ser estilosa el foco de atención sólo puede estar en una de las prendas; para tener clase no son necesarios accesorios extraordinarios.
pijas
El color. Parece que en cuestión de colores se impone olvidar los brillos y volver a la infancia. Tenemos que acostumbrarnos al azul cielo que, por fortuna, combina perfectamente con el negro nuestro de cada día.
La actriz Caitlin Fitzgerald sorprendió vestida de celeste en la alfombra roja de los Globos de Oro y las nuevas ‘it girls’, entre ellas Candela Novembre, nos enseñan cómo llevarlo con mucho estilo a diario.
pijas
También el rosa bebé va ganando adeptas. Dejamos la oscuridad para dar paso al color más ‘candy’ y femenino del armario. Es una apuesta que tiene sus riesgos y necesita que su ñoñería sea moderada con otros colores o con prendas muy modernas.
La modelo Laura Bailey se arriesga con un vestido de estilo ‘vintage’ aunque rebaja las dosis de remilgo con unas plataformas de color cuero. Lauren Santo Domingo, co- fundadora del portal Moda Operandi, evita la cursilería combinando la chaqueta rosa con un pantalón de corte masculino y unos zapatos plateados.
pijas
El lazo, el nudo más pijo. En la cabeza, en los zapatos o en la parte de atrás de un vestido, casi ninguna niña se ha librado de llevar un lazo alguna vez en su vida. Pensábamos que había desaparecido de nuestras vidas pero ha vuelto con fuerza.
A Alexa Chung, una de las máximas defensoras de este estilo, la vimos luciendo un vestido estampado con lazos de Stella McCarthney de la colección resort de 2012. Hace unos días era Diane Kruger quien apostaba por este estampado, en su caso firmado por Chanel.
pijas
El bolso. Un buen día presumir de logo en tu bolso se convirtió en hortera. Ahora lo más es llevar una super-marca que sea reconocible sólo por los círculos de la moda y sin señales evidentes de su precio. Los logos han quedado para las maletas de viaje.
Para ser la más pija entre las pijas solo está permitido que en tu bolso aparezca tu nombre. Es el caso de los ‘clutches’ de Anna dello Russo, firmado por Edie Parker, y de Giovanna Battaglia, diseñado por su hermana Sara.
pijas
Maquillaje, pelo y accesorios. En maquillaje volvemos a las primeras reglas que aprendimos, elegir qué queremos destacar: los ojos o la boca. El pelo debe ser el de una niña buena: la raya en medio y la melena lacia, como Jessica Alba o la apuesta de Allison Williams, raya al lado y horquilla. En cuanto a los accesorios, ya lo hemos dicho, cuantos menos mejor.