Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ‘glamourización’ de las zapatillas

zapasdivinity.es

Hace unos años que las zapatillas deportivas han pasado de ser un calzado poco o nada ‘fashion’ a ser la última tendencia. Empezamos a verlas en fiestas a mujeres como Rihanna hasta que las ‘sneakers’ de Isabel Marant invadieron la calle. Luego marcas como Prada se apuntaron a la fiebre ‘sporty’. Este año, en la Semana de la Moda de París y de mano de Chanel, Dior y otras firmas de alta costura, las 'zapas' se han subido a la pasarela, vestidas de encaje y pedrería. ¿Se repetirá esta tendencia en nuestro próximo Cibeles? Intuimos que las modelos estarían encantadas de que así fuera para desfilar cómodas y sin tacones.

Para conseguir un ‘look’ sport, relajado y cómodo, contábamos con un par (solo uno) de zapatillas deportivas. Eran nuestros zapatos menos ‘fashion’ y sólo salían a la calle en vacaciones. Gracias a los estilismos de mujeres atrevidas como Sarah Jessica Parker y de actrices como Blanca Suárez, las ‘zapas’ se han convertido en otro capricho más del armario.
zapas
Cuando aprendimos a usar el estilo ‘casual’, llegó Rihanna con una blazer, unos shorts y unas ‘zapas’ de Chanel para posar en un ‘photocall’. No fue la única que normalizó la tendencia, muchas expertas en moda como Julia Saar Jamois pasearon sus deportivas por los ‘front rows’ de las pasarelas de moda más importantes. El efecto fue viral: todas las páginas de ‘street style’ se llenaron de estilismos con zapatillas deportivas.
zapas
El más difícil todavía vino hace unos años de la mano de la diseñadora Isabel Marant: las ‘sneakers’ o zapatillas con cuña. Aquello que parecía un imposible es una tendencia que sigue viva. Es, posiblemente, uno de los zapatos más fotografiado y más clonado por marcas de bajo precio. Alessandra Ambrosio y Kate Bosworth se han atrevido a combinarlas hasta con faldas vaporosas.
zapas
Este año parece que estilistas, editoras, fotógrafas y otras entendidas en moda hayan enloquecido. Combinadas en blanco y negro, de colores ácidos o pastel, lo último es ir vestida de manera formal y calzarte las nike, las adidas o las new balance. Si Viviana Volpicella, asistente de Vogue Japón y la estilista Silvia Bergomi las llevan, habrá que tomar nota.
zapas
Por supuesto todas las marcas se quieren subir al carro. Está claro que es un producto que vende y, sobre todo, que atrae a un nuevo público más joven. Las consigna son: buscar una cara muy reconocible, Cara Delevingne en la campaña de DKNY, o completamente nueva, Malaika Firth en el desfile de Prada y atreverse con las mezclas.
zapas
Aunque algunas han intentado ser las más modernas o las más rompedoras de la alfombra roja, tenemos el ejemplo en la actriz Kristen Stewart, no es fácil combinar con buen resultado los bordados, las transparencias, los encajes o las pedrerías con unas deportivas. Aunque tu estilo sea muy atrevido, con un vestido de fiesta tienes más posibilidades de acertar si lo combinas con el zapato adecuado.
zapas
Las casas de alta costura se han querido sumar a esta tendencia. Christian Dior nos dejó estupefactos con sus zapatos planos y deportivos aunque vestidos de pedrería. Puede ser un intento de la alta costura por atraer a una clientela nueva, más moderna y más atrevida (hacer caja) o sólo una de esas ideas ideas locas que a veces tienen los diseñadores.
zapas
Karl Lagerfeld, también ha sucumbido a este fenómeno. Su caso ha sido más llamativo aún pues todos los zapatos que ha utilizado en el último desfile de alta costura de Chanel han sido zapatillas de ‘running’. Unas de encaje, otras de pedrería, para vestidos de día, de fiesta y hasta de novia. El truco está en su precio, unos 3.000 euros, y en que sólo puedes tener unas si te compras el ‘look’ completo con el que aparece en la pasarela.