Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'To beach or not to beach': estilismos excesivos para ir a la playa

not beachdivinity.es

Cuando alguien quiere ser demasiado ‘fashion’ a veces comete errores tan básicos como ir a la playa con zapatos de tacón, con joyas o con bañadores que no sirven para tomar el sol. Algunas ‘celebrities’ son famosas por sus imposibles estilismos playeros, como Paris Hilton, pero hay otras que también han caído en el ‘horror-style’ veraniego, repasemos algunos de ellos para no caer en los mismos fallos.

Los monokinis son esas incomprensibles prendas de baño no aptas para tomar el sol y que sólo sirven para posar o llamar la atención. Cada verano nuestra Ana Obregón nos sorprende con un excesivo posado, tanto en posturas como en estilismo aunque este año le han salido serias competidoras, Kelly Brook con un diseño propio y la cantante Adrienne Bailon, superan con sus 'looks' a la original.
not beach
Tener un bolso de marca y querer lucirlo a toda costa es natural, pero llevarlo como parte de un ‘outfit’ de playa carece de toda lógica. Lindsay Lohan con un Gucci, Sofia Vergara con un Louis Vuitton y Jessica Alba con un Ralph Lauren, son tres maneras de utilizar complementos que no funcionan cerca de la arena y el mar.
not beach
Las joyas, por hermosas, llamativas o caras que sean, no se llevan bien con los trajes de baño. Una gargantilla como la de Mischa Barton, un collar al estilo del de la actriz Anna Lynne McCord y las maxi cruces a juego con el brazalete y el anillo del rapero Puff Daddy, son tres claros ejemplos de exhibicionismo y falta de estilo cuando se utilizan como complemento playero.
not beach
Botas, botines y zapatos de tacón carecen de toda lógica para caminar sobre la arena. Si surrealista son los botines de tacón de Katie Holmes, le superan con creces los zapatos de cristal con plataforma de la modelo Shauna Sand. En cuanto a las botas Uggs de Tori Spelling poco cabe comentar, sólo verlas provoca sudores.
not beach
Cierto que el color negro es elegante en todas partes salvo en la playa, por cuestiones obvias, es el color que más atrae el calor. Y vale que en piezas tan minúsculas como un biquini o un bañador apenas se nota, pero unos pantalones con chaleco, como los de Melanie Griffith, o un vestido largo hasta los pies como los de Nicole Richie o Rachel Zoe, están fuera de lugar.
not beach
El parasol es un elemento divertido, pero si cada vez que vas a la playa tienes que llevar uno, es señal inequívoca de que eres enemiga del sol, como Gwen Stefani, que ha convertido sus llamativas sombrillas en compañero inseparable de sus días de vacaciones. Un tanto absurdo aunque, reconozcámoslo, muy femenino.
not beach
No es muy lógico ir abrigada a la playa y menos aún utilizar prendas de abrigo acompañadas de biquinis. Alessandra Ambrosio opta por tapar la parte superior, Gisele Bundchen se decide por los vaqueros para ocultar sus piernas y Selena Gómez se coloca un poncho de lana con camiseta de tirantes y shorts, todo un malabarismo estilístico.
not beach
¿Un short para la playa?, perfecto pero un short para bañarte en el mar no parece demasiado adecuado. Solange Knowles utiliza sobre su bañador unos jeans, una prenda que una vez mojada es muy complicado sacar del cuerpo. A esa moda se ha apuntado este año Ana Boyer y, en versión transparente, también Shakira que de este modo consigue ocultar sus caderas.
not beach
Y hablando de baños, pegarse un chapuzón con sombrero incluido parece ser la moda de este verano. Así hemos pillado a la actriz Toni Acosta, con pamela, también a Arancha de Benito, con sombrero estilo ‘cowboy’ y a Virginia Trocone, con un borsalino, bañándose en las playas este verano.
not beach
Si hay dos amigas que cada año nos sorprenden con sus estilismos playeros son Paris Hilton y Kim Kardashian. Ambas lucen modelos imposibles tanto en bañadores como en vestidos y complementos. La que es ‘fashion’ lo es y no pueden dejar de gritarlo a los cuatro vientos, aunque a veces se pase un poco.