Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bájate del tacón o súbete al cuadrado

tacóndivinity.es

Este verano estamos de enhorabuena. Dicen los expertos que el tamaño de tacón más recomendable para nuestra salud no debe medir más de 5 centímetros y este año por fin la moda se alía con la salud. Bailarinas, ‘slippers’, sandalias romanas y los tacones rescatados de los años cincuenta, los de tamaño mediano y los llamados ‘kitten heels’, vestirán nuestros pies a diario y aunque el tacón no desaparece del todo, al menos este año triunfan los cuadrados, de base más ancha que el de aguja, que nos harán caminar por la vida con más equilibrio.

La bailarina, también llamada ‘Sabrina’ por ser el calzado que usaba el personaje al que daba vida  la actriz Audrey Hepburn en dicha película, es el zapato plano por excelencia. Versátil, cómodo, elegante y fácilmente combinable, tiene todos los requisitos para convertirse en un básico de nuestro armario. Para muchas marcas de zapatos han sido su carta de presentación en el mercado como la española Mónica García o Pretty Ballerinas, otras mundialmente famosas como Reppeto, marca francesa  líder en el sector de la danza, apenas fabrica otro tipo de calzado.
tacón
Este año las estanterías y escaparates de las tiendas se han llenado de bailarinas en tonos pastel, flúor, ‘nude’ y metálicos, algunas bicolor, otras con tachuelas, con ‘print’ animal y hasta con cristales de ‘swarovski’. Es el mejor ejemplo de que los clásicos también se renuevan cada temporada. Charlize Theron elige su calzado en rosa fresa, Alessandra Ambrosio se decanta por el rosa flúor y Sonia Ferrer por unos rosa fucsia, tres tonos de rosa para tres mujeres diferentes.
tacón
Las slippers son zapatos inspirados en las clásicas zapatillas de andar por casa de los aristócratas ingleses. Se han convertido en lo más, no sólo por su aparente comodidad, evidente si tenemos en cuenta la fuente de inspiración, sino porque sus aires de nobleza elevan a la categoría de ‘trendy’ cualquier estilismo.
tacón
Aunque en España una de las marcas más conocidas de slippers es scarpels, la firma creada por el hijo de Naty Abascal, Rafael Medina, esta temporada es fácil encontrarlas en tiendas de mass market como Zara, Mango o Asos. Muchas ‘it girls’ se han apuntado a esta cómoda moda, desde Olivia Palermo que las lleva en amarillo y bordadas con sus iniciales, Poppy Delevingne en ‘print’ animal o Miranda Kerr en terciopelo púrpura y bordados en oro.
tacón
Las sandalias romanas, también llamadas ‘gladiator’, son un clásico de todos los veranos. Para ir a la playa o como parte del ‘outfit’ de tarde y noche, combinadas con faldas largas o con minúsculos ‘shorts’, son una apuesta ganadora siempre que recordemos que los zapatos descubiertos deben ir acompañados de una buena pedicura.
tacón
La sandalia romana ha evolucionado y este año, además de las clásicas planas y atadas al tobillo, encontramos otras mucho más sofisticadas que se elevan por la pierna hasta la rodilla, apropiadas para estilismos nocturnos, con remaches, con flecos y hasta hechas con tiras de cuero de colores. Gisele Bundchen, Kate Moss y Gwyneth Paltrow son algunas adeptas a estas sandalias tan veraniegas.
tacón
Pero las 'gladiator' no son las únicas sandalias del verano, otros modelos pueden encajar en los estilismos informales de día, como el de la actriz Maribel Verdú, de tarde en blanco y color piel como las de Naomi Wats y de noche, con unas de ‘Roger Vivier’ como las que lleva la ex modelo Inés de la Fressange.
tacón
Las Merceditas, también llamadas ‘Mary Jane’ son un calzado similar a las bailarinas pero se diferencian de ellas porque tienen una trabilla que atraviesa el empeine, como las de la imagen, de '& Other Stories'. En su origen era un zapato infantil pero es reconocido como el calzado emblemático de las ‘flappers’ de los años veinte del Siglo pasado que lo adoptaron por el aire infantil que aportaba a su indumentaria.
tacón
Es un calzado muy femenino, incluso se puede calificar de cursi porque es el clásico zapato de las niñas, claro que nuestras ‘celebrities’ Keira Knightley a sus 28 años con un modelo de la marca ‘Maloles’, Nicole Richie a los 32 con las merceditas de ‘Lanvin’ y Sarah Jessica Parker, a quien su médico ya ha dado un toque de atención, con unas doradas a sus 48 años, demuestran que es un calzado para todas las edades.
tacón
Con el nombre genérico de ‘kitten heels’ conocemos a los zapatos cuyo tacón no supera los cinco centímetros, aunque este año se han puesto de moda los que no alcanzan los dos centímetros de altura. La moda mira hacia los años cincuenta, la época dorada del glamour, y este tipo de zapato es el complemento perfecto para completar los estilismos inspirados en esa época.
tacón
Este tipo de zapato ha traspasado la frontera de la pasarela y ha invadido los escaparates, las revistas y la calle. Es un calzado femenino, elegante y coqueto, irresistible para los estilismos de día, como los llevan Taylor Swift, con lazo zapatero, Giovanna Bataglia con unos atados al empeine y Michelle Obama, en tono ‘nude’, combinables con todo.
tacón
Otra modalidad de zapato de altura mediana es el que lleva el tacón cuadrado, una alternativa muy juvenil y tan razonable como los ‘kitten heels’, apta para pasear en las mañanas de verano, como Eva Mendes, para posar en el ‘photocall’, como hace Rita Ora, o para pasear por la alfombra roja, modosita, como hace Alexa Chung.
tacón
Para las que se resisten a bajar de los doce centímetros la alternativa es el tacón cuadrado, como los de 'Balenciaga' de la fotografía inferior, que al menos proporciona más equilibrio y estabilidad que el tacón de aguja, eso los hace candidatos perfectos a convertirse en el ‘must’ estival desde hace varias temporadas.
tacón
Muchas y estilosas alternativas para que este verano relajemos, no sólo la mente, también el paso.