Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

#MadridSinManspreading: el ‘no al despatarre masculino’ que te va a hacer la vida más fácil

#MadridSinManspreadingTwitter.com

Hombre despatarrado invadiendo espacio ajeno, esta es la costumbre masculina a la que pone nombre el término 'manspreading'. Una campaña en Change.org (#MadridSinManspreading) y la medida en forma de señales en los autobuses que, como consecuencia, ha tomado el Ayuntamiento de Madrid, pretenden conseguir que esta escena no se repita en el transporte público de la ciudad. En Twitter y en la calle hay debate al respecto.

El colectivo 'Mujeres enLucha' lanzaba la petición el 5 de junio a través de Change.org: "Pongan carteles en el Metro de Madrid y en los autobuses para que respeten nuestro espacio". Dirigiéndose a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento, argumentan que "el 'manspreading' no es algo que ocurra de forma esporádica, es una práctica muy común. No es difícil ver a las mujeres con las piernas cerradas y muy incómodas porque hay un hombre a su lado que está invadiendo su espacio con las piernas".
Y además, aseguran que su práctica está relacionada con la educación: "Igual que a las mujeres nos han enseñado a sentarnos como si tuviéramos que sujetar algo entre nuestras rodillas, a los hombres les han transmitido una idea de jerarquía y de territorialidad, como si el espacio les perteneciese".
Con casi 11.000 firmas recogidas, la EMT ha tomado medidas al respecto un día después: los autobuses urbanos incluirán en su señalización a bordo un pictograma de un muñeco con piernas abiertas bajo el lema 'respeta el espacio de los demás'. "Los usuarios masculinos no deben sentarse abriendo las piernas ocupando dos asientos", puntualizan desde el Ayuntamiento de Madrid.
Reacciones de todo tipo, debate y memes en Twitter:
Mujeres que han defendido haberse visto afectadas por el despatarre masculino en más de una ocasión
Hombres que dicen que ellos también han sido vícitmas, pero de la invasión de los bolsos femeninos en los asientos: #MadridSinManspreading vs #MadridsinShebagging.
Los que piensan que no es cosa de hombres ni mujeres, sino educacional
Y respuestas a esto último, como la de @BolliStuff, que sentencian:
Pero aún no se ha alcanzado la totalidad de los objetivos de la petición, que sigue abierta. Por su parte, el gobierno de Cifuentes ha declarado que no va a tomar ninguna medida concreta al respecto apelando al Reglamento de Viajeros del Metro de Madrid: "A cada viajero le corresponde un asiento".
Desde Podemos Madrid se ha lanzado una proposición de no ley para que en Cercanías, Metro y autobuses interurbanos de la ciudad se visibilice esta práctica como algo que no se debe hacer y que invade el espacio de las mujeres. "Pensamos que ponerle nombre y visibilizar esas formas cotidianas de machismo que pasan inadvertidas son la forma de avanzar, de hacernos más conscientes de lo que antes no veíamos y de dejar la desigualdad y el machismo atrás", defiende Clara Serra, diputada del partido.
De conseguirlo, Madrid sería la primera capital europea que respete el espacio público libre de 'manspreading'. Esta iniciativa ya se lleva a cabo desde hace dos años en el metro de Nueva York, en Tokio o en Turquía.