Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carolina Cerezuela: “Cuando Carlos se va de viaje le escondo regalos en los bolsillos"

ceredivinity.es

Cariñosos, 'look' a conjunto y derrochando complicidad con cada mirada. Carolina Cerezuela y Carlos Moyá forman uno de los matrimonios más estables de  panorama vip nacional. Además, los elogios mutuos dejan ver la buena sintonía entre la pareja.  Nos han confesado los secretos de su relación: quién cocina en casa, sus regalos mutuos favoritos y cómo se lo pasan con sus tres niños (Carla, 4 años; Carlos, 2, y Daniela, 7 meses). Aunque no descartan un cuarto…

- ¿En qué consisten las colecciones que habéis creado para ‘Ebay’?
C.C.: La idea es facilitar las cosas. Por un lado puedes ir haciendo tu lista con los objetos  que quieres regalar o también, y eso es muy importante, lo que quieres que te regalen, que esto puede volver un poco loca a la gente de alrededor... Y es todo mucho más sencillo porque haces tu lista y se puede compartir en las redes sociales.
-¿Carlos acierta con los regalos o ya le vas dando pistas para que coja ideas?
C.C.:  Después de esto tiene que acertar sí o sí (risas).
-¿Pero otros años ha fallado?
C.C.: No, es muy detallista. Es verdad que yo también doy muchas pistas. Pero reconozco que es muy detallista. Siempre en cumpleaños, el día de la madre… en las fechas señaladas nunca me ha faltado mi regalo o mis flores.
-Y tú Carolina, ¿eres detallista?
C.C.: Sí, lo que ocurre es que yo lo tengo mucho más complicado con él. A una mujer siempre es más fácil regalar. Siempre puedes comprar zapatos, un bolso… ¡da igual los bolsos que tengas! Para ellos es un poco más complicado, pero también me lo ha dejado claro este año.
cere

-¿Cuál ha sido el regalo que más te ha gustado de los que te ha hecho Carlos?
C.C.: Me han gustado muchos…  no voy a decir qué es pero uno de ellos era una cosa que a mí me gustaba muchísimo. Él estaba de viaje en Australia, me llamó de noche y me pidió que bajase al garaje. Me dijo que tenía que buscar unos papeles del seguro y me encontré el regalo en el maletero…  ¡no me lo esperaba!  Otro, él también estaba fuera y era algo muy simbólico. Lo cuadró con mi madre que estaba en casa. Yo estaba en la cocina y Carla, que empezaba a andar, apareció con la bolsita y la notita. Son cosas que cuando metes a los hijos son más emotivas.
Carlos, ¿qué es lo que más te ha gustado de lo que te ha regalado Carolina?
C.M.: Hacemos muchas fiestas con nuestros amigos en casa y hubo una época que me dio por hacer de dj. Al cabo de unos días me regaló una mesa de mezclas muy chula (risas). La hemos disfrutado mucho. Me hizo mucha ilusión porque no me lo esperaba.
-Parece que tenéis muchos detalles románticos entre vosotros, ¿es algo que alimenta la pareja?
C.C.: No siempre tienen que ser materiales. Es el decir estoy buscando algo para esa persona o hacer algo. Una notita en el espejo o, por ejemplo, cuando él se va de viaje le escondo cosas en los bolsillos de los pantalones.
- ¿Cuál de los dos cocina?
C.C.: Él.
C.M.: Sí, me gusta mucho. Suelo cocinar platos típicos de Mallorca. Ella hace las ensaladas (risas).
-¿Cómo están vuestros niños?
C.C.: ¡Estamos en una buena época de toses! Hoy, por ejemplo, no hemos dormido mucho porque están constipados. Son tres y cuando tosen dos al mismo tiempo ya hay movimiento, y las noches se hacen largas.
-¿Ya tienen pensado qué quieren pedir para Navidad?
C.C.: ¡Carla lo quiere todo! Será muy fácil acertar con ella porque todo lo que ve le gusta. Tienen la ilusión en la Navidad y te lo transmiten. Además, sabes que le compres lo que le compres le encantará.
C.M.: Ya hicimos una búsqueda el otro día con el ordenador y me iba diciendo lo que quería. Ya lo tengo apuntado para escribir la carta.
-¿Cómo os planteáis las navidades?
C.C.: En familia. Disfrutando de niños, de amigos… muy tranquilos.
cere
-¿Dónde las pasaréis?
C.C.: En Palma. El año pasado estuvimos en Madrid y este año nos iremos a Palma.
-¿Y cómo son las Navidades con tres niños pequeños?
C.C.: ¡Muy divertidas! A mí me encanta la decoración navideña. Me gusta mucho poner el árbol y lo solemos poner todos juntos en familia. Es un momento muy familiar
-¿Pediréis otro niño para Navidad?
(Se miran)
C.C.: No sé…
C.M.: No nos cerramos a un ‘no’, pero hay que darle un poco de tiempo a ella. Han sido tres embarazos y tres cesáreas…. Ahora está llevando la recuperación a raja tabla y vamos a esperar un poquito.
C.C.: Nuestro objetivo era familia numerosa y eso ya lo hemos conseguido. Hemos adaptado incluso nuestra vida profesional,  y ya estamos en el objetivo común que eran los tres niños. Dentro de un año o año y algo, ya hablaremos.
-Pero Carolina, ¿se podría decir que has aparcado la vida profesional  para dedicarte a la familia?
C.C.: Hay que hacer una elección. En mi circunstancia, yo tenía que hacer una elección y quería hacerla. Prefería vivir la infancia de mis hijos. Me considero afortunada porque tengo al lado a una persona que me apoya y, es más, él también lo hace y podemos pensar en compatibilizar el trabajo con la familia.   
-¿Se podría decir que tu gran vocación era ser madre?
C.C.: Es más una filosofía de vida. Para mí no hay nada por encima de la familia. A mí es lo que más me llena.
-¿Cuál es el secreto del éxito de vuestra pareja?
C.C.: Yo creo que, evidentemente, tiene que haber mucho amor y admiración por la persona con la que estás. Creo que hoy en día prima mucho el individualismo y, a veces, encontrar a alguien que piense que la familia es lo primero… este sentimiento lo tenemos los dos, entonces las cosas surgen. Nos gusta estar tiempo en familia y no anteponemos nada a una prioridad conjunta. Y admirar a tu pareja es muy bonito.
C.M.: Tener los objetivos en común hace más fácil la meta de la felicidad. Tenemos unos niños maravillosos que eran desde el principio nuestra gran ilusión. Y, además, tenemos momentos para nosotros solos. Creo que hay que mantener esas cosas para no caer en la rutina y el admirar a tu pareja también es muy importante. Como ha dicho ella, estar con los hijos es una elección de vida y no un sacrificio.