Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adolfo Suárez: analizamos el estilo del primer 'gentleman' de la democracia

adolfo suarezdivinity.es

Clásico, pero dinámico. El 'JFK español' supo hacer de sus trajes de tres piezas, las grandes solapas y el corte de pelo a navaja una imagen de marca. Se adaptó a esta moda y fue evolucionando, pero nunca abandonó su imagen impoluta. Ni sus camisas de doble puño que dejaban ver sus gemelos, uno de sus pocos caprichos. Sus propios compañeros en el hemicliclo eran consciente de su magnetismo en una España en la que el de Cebreros acaparaba portadas. Eso sí, su arma infalible era su sonrisa, que enamoró a toda una generación de españolas. Y a sus madres.

Un presidente de traje y corbata. En unos años en los que el verde militar y el corte hierático rodeaban la estética política, Suárez supo aunar en su imagen los mejores rasgos de cada lado: el corte clásico con la naturalidad, el traje impoluto con los detalles distintivos. El cigarrillo a lo Clark Gable, la sonrisa de medio lado y los gemelos fueron sus complementos estrella.
adolfo suarez
Las chaquetas fueron sus grandes aliadas. Generalmente sencillas (pocas veces le vimos con chaqueta cruzada) a las que desabrochaba el botón para dar una imagen más dinámica y cercana. El cuello de la camisa perfecto, el nudo de la corbata siempre en su sitio y ciertos gestos que delatan su gusto por los detalles, como dejar asomar unos centímetros de camisa por el puño de la chaqueta, para dejar que se vieran sus gemelos.
adolfo suarez
Tenía verdadera debilidad por los gemelos. Siempre usaba camisas de doble puño para poder lucir el que era su auténtico capricho. Un detalle que se está perdiendo, pero que Adolfo Suárez reivindicó como parte de su indiscutible estilo ‘dandy’.
adolfo suarez
Sus trajes parecían hechos a medida (a pocos señores de la época les hacía justicia la moda de los setenta y principios de los ochenta). Solía utilizarlos de dos o tres piezas y, si la etiqueta lo exigía, también vestía de esmoquin o frac.
adolfo suarez
Eran los tiempos de las grandes solapas y el corte de pelo a navaja. Se adaptó a esta moda y a las que fueron llegando, pero nunca abandonó su imagen impoluta y su estilo clásico y elegante pero joven y dinámico.
adolfo suarez
Su calzado siempre iba en consonancia con su ropa. Para vestir siempre utilizaba brillantes zapatos Oxford. Para la ropa sport, los típicos mocasines de la época y, en ocasiones, alpargatas (en la foto junto a su vicepresidente Abril Martorell).
adolfo suarez
No perdía su estilo perfecto cuando estaba fuera de la política, aunque se volviera más informal. De vacaciones le hemos visto en camiseta y bermudas, con sus típicos jerséis de cuello alto (en la foto con su hija Marian) y con camisas de manga corta (en la foto junto al Rey Juan Carlos).
adolfo suarez
Camisa celeste para resaltar el bronceado, canas incipientes y una sonrisa que desarmaba. Decían de Adolfo Suárez que era el Kennedy español y, como el presidente americano, supo cómo ilusionar a todo un país (en la foto, con su esposa Amparo).