Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bustamante: "Daniela le dice a Paula: 'mira mamá, ¿a que tengo el pelo igual que tú?"

Bustamante no reniega de sus orígenes: ni de su trabajo de peón en San Vicente de la Barquera ni de su salto a la fama gracias a 'Operación Triunfo'. Catorece años y ocho discos han pasado desde entonces, 'Un sueño hecho realidad', tal y como titula ahora su primera biografía. A sus 33 años, afirma que no es pronto para un libro así porque "ha vivido mucho". Hablamos con él sobre Daniela y Paula, sus chicas, y cómo se ha convertido en un experto en hacer peinados y trenzas.

bh
¿Qué te han dicho Paula y Daniela de este libro?
Todavía no lo han visto porque ha salido hoy. Lo llevaré a casa porque ellas son protagonistas en cada cosa que tiene que ver conmigo. Tengo mucha ilusión de dejársela a Daniela para que la lea. Es muy emotiva por lo que seguramente se emocionará. Ella ya sabe leer, mejor que su padre, por cierto. Y es súper aplicada, le encanta leer, escribir y dibujar.  Todo lo aplicada que no fue el padre.
¿En qué se parece Daniela a su madre?
Es mujer. Pero físicamente es igual que yo, es muy curioso, es un calco a su padre. Pero le dice a su madre ‘mira mamá, ¿a que tengo el pelo igual que tú?’ Lógicamente se quiere parecer a su madre y le coge los zapatos.
¿Ejerces de padre?
¿Cómo no? Voy a recogerla al colegio, la ayudo con el cole y no sabes cómo tiro de coleteros y prendedores. Lo mismo le hago una coleta a un lado que una trenza. Aunque lo que no me sale es la trenza de diadema. Porque es con poco pelo y entonces se me genera arriba un bulto que puede conmigo. Son mis chicas, son geniales, son mi vida.
¿Dónde has dejado la ingenuidad del principio?
No la he dejado en ningún lado, al no ser que me la haya dejado esta mañana en casa porque he madrugado un montón. Lógicamente cuando me conocÍsteis tenía 19 años, ahora tengo 33, que son unos cuantos más. Es ley de vida, ir creciendo e ir volviéndose más pausado. Pero sigo siendo una persona pasional, emotiva y entregada en todos los proyectos al máximo.
En 14 años de carrera, ¿podrías decir cuál ha sido tu mejor o peor momento profesional?
La carrera de un artista es una montaña rusa. Una vez estuve al máximo, luego retomé, luego bajé y todo sin tocar fondo. He sido muy afortunado en mi carrera, aún así, ha habido momentos de desaciertos. Pero soy una persona muy positiva y hoy en día me encuentro en el mejor momento de mi carrera por cómo ha ido mi disco, la gira… Hay lunes que son terroríficos y sábados que son maravillosos.
PAULA
¿Y personal?
De los malos no me acuerdo, y de los mejores, el día que nació mi hija Daniela.
¿Podrías contar una anécdota divertida de estos años?
(Ríe) Es que me ha pasado de todo… En la despedida de soltero, tuve la mala suerte que fui a echarme el primer ‘cacharro’ y se me escurrió. Era un vaso de sidra muy fino y en vez de estar de fiesta, me tuvieron que operar de urgencia porque me diseccioné el tendón de un pie y casi me llevo la vena aorta. Pero claro, como no podía dejar escapar a ese pibón que me había dicho que sí, fui a la boda con un bastón que me compré. Al final fue maravilloso.
Eres una persona muy cercana con tus fans. ¿Qué es lo más insólito que te ha pasado?
En las redes sociales, los que no son muy ‘pro’ yo, se atreven a descalificarme. Pero jamás en la vida se me han acercado y me han dicho algo malo. Cuando voy por la calle, me cogen las abuelas que, por cierto, ¡qué fuerza tienen las abuelas para cogerte del brazo y pellizcarte la mejilla!  Esas señoras llevan una foto mía en la cartera al lado de la de sus nietos. Ese cariño y esa relación con la sociedad me parece maravillosa. Cundo paso por una obra me siguen gritando ‘¡Compañero!’.  En mi vida diaria es imposible caminar normalmente por la acera porque me tengo que ir parando. Un día conmigo es muy divertido.
¿Cómo llevas ese fenómeno fan o que los paparazzi te aborden en la playa?
Echo de menos que me tiren ropa interior al escenario, ese tanga, ese sujetador volando… Ahora incluso las rosas son de plástico. No, fuera bromas, no hay nada incómodo del público. Lo de los paparazzis sí lo es, aunque yo intento hablar con todos ellos. Anteriormente el fotógrafo se escondía y no intercedía en tu vida, pero ahora sí y eso afecta a mi hija, al final la gente nos mira y nos estropea el día. Pero muchos de la antigua escuela vienen, hacen su trabajo y se van: con ellos nunca he tenido una discusión.
Paula y Busta se mostraron muy compenetrados
¿Y cómo llevas que te separen los medios de Paula?
Estamos en el récord guiness, tendremos que presentarlo pronto, porque creo que somos la pareja que más veces se ha separado del mundo. Cuando no provocas noticias malas, hay que inventárselas. Cuando esté mal, lo diré. Llevo 10 años viviendo con una persona, hay veces que no nos podemos ni ver y otras que nos adoramos, que es la mayoría de ellas. Es ley de vida.
La biografía es muy visual. ¿Qué imágenes te han resultado más emotivas?
Las de cuando era pequeño. Veo a mi hija totalmente, es una cosa muy fuerte. Me emociona porque he sido un niño muy feliz, me he criado en un pueblo, soy de esas personas privilegiadas. Iba a comprar el pan yo sólo, no había móviles y mi madre me llamaba por la ventana de la cocina hasta que llegaba al bloque que estaba cerca de mí. Mis hermanos y yo nos hemos peleado, nos hemos reído, hemos jugado… Y encima me crié en un sitio tan bonito como es San Vicente de la Barquera.
Otros compañeros como Bisbal han obviado en su biografía sus relaciones sentimentales. ¿Tú también te escaqueas?
¿Sabes lo que pasa? Que estoy casado y no es plan. No es cuestión de llevarse un problema a casa. (Ríe) ¿Qué más da que haya tenido dos o tres novias, si la primera mujer de mi vida ha sido Paula? Yo quiero un libro para que quede una cosa bonita.

Ver más de: