Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así es Máxima, la bróker argentina que mutó en 'orange queen'

Le gusta el tango, montar en bici, esquiar en los Alpes y ver pelis con sus tres hijas, cuyos nombres empiezan todos por ‘a’. La vida de Máxima Zorreguieta, hija de un ministro de la última dictadura argentina, trascurría a golpe de adrenalina por su profesión de bróker en Nueva York hasta que bailó flamenco en la Feria de Sevilla con un chico holandés llamado Guillermo, que acabó siendo heredero al trono del país del tulipán. Así es esta tauro, que acabó de conquistar a su contenido pueblo de adopción emocionándose hasta las lágrimas en su boda.

1
Máxima Zorreguieta Cerruti,  tauro (17 de mayo de 1971), es la mayor de cuatro hermanos y tiene tres hermanastras mayores de un matrimonio anterior de su padre.
2
Se enamoró de su chico, Guillermo Alejandro de Orange-Nassau, en una de las casetas de la Feria de Sevilla en 1999, donde bailaba flamenco con una amiga. Entonces trabajaba en la sede neoyorquina del Deutsche Bank. También fue broker en Bruselas.
3
El nombre sus tres hijas empieza por ‘a’: Amalia (2003), Alexia (2005) y Ariane (2007).
A todas ellas las ha aficionado al hockey hierba, el judo, el ballet, la equitación, el violín y el tenis.
Le encantan los tocados. Sobre todo si aportan color.
4
También bailar: en uno de sus últimos viajes oficiales a Brasil se arrancó con una samba para sorpresa de toda la delegación.
Tienen mansiones en Mozambique (que tuvieron que vender) y Peloponeso (4.5 millones de euros) y una finca de varios kilómetros cuadrados en Bariloche (Argentina).
Su padre, Jorge Zorreguieta, fue vetado por el Parlamento Holandés en la boda de su propia hija en 2002 por haber sido ministro de la última dictadura militar argentina (1976-83) y estar acusado de lesa contra la humanidad. Con 83 años, tampoco estará el 30 de abril en su coronación. La polémica también acompañó a su suegra Beatriz al casarse con el diplomático alemán Claus Von Amsberg, acusado de filonazi en su juventud.
Los tangos siempre le ponen melancólica, como cuando pidió en su boda ‘Adiós Nonino’, del gran Astor Piazzolla, y estalló en emocionadas lágrimas.
Se ha tirado al agua por una buena causa, ha montado en bicicletas, no se pierde un naranja 'Día de la Reina' regado de cerveza, ha posado con bien de tulipanes… Todo su empeño social va encaminado a convertirse en la más holandesa de las reinas argentinas.
5