Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mila Kunis, la mujer viva más sexy del mundo

Esquire la ha elegido la mujer más sexy viva, ha logrado una portada de ella en top-less, pero también se ha tomado la molestia de acompañar la sesión con una extensa entrevista donde descubrimos que Mila Kunis tiene una personalidad fuerte y dura como el granito, además de un coco pensante que nadie puede subestimar.

Lo primero que hace Mila en su encuentro con la periodista de Esquire es arremeter contra la industria del espectáculo. Considera que está llena de mentirosos, sobre todo de mentirosos que se creen sus propias mentiras.
La redactora se sorprende. Mila ha acudido a la cita con shorts y casi sin maquillaje, dice la periodista que la mujer más sexy del mundo ni siquiera es la más glamurosa del café en el que se encuentran.
Primero han conversado sobre sus dotes para la comedia. Mila dice, sorprendentemente, que no se considera una persona graciosa. Que todo lo ha aprendido trabajando duro. Aunque esar ocho años en un programa de televisión ayuda mucho. “Te vienen las bromas de tres en tres”, dice. No obstante, considera que el hecho de saber contar chistes no te convierte en gracioso. Su teoría es que en el momento en que tú mismo crees que tienes gracia, ya la has perdido.
mila

Habla mucho también de sus padres. Ella se ríe de todo, él es seco y sarcástico. Son ucranianos, vivieron los años más duros de la Unión Soviética y siendo judíos, que también fueron perseguidos en aquel desaparecido país. Pero a Mila no le gusta hablar de eso. Reta a la entrevistadora a buscar en todo lo que ha dicho ya. No quiere darse importancia, dice que por las calles de Los Ángeles cada inmigrante tiene una historia igual que la suya. Todos y cada uno. Si alguien debería contar todos aquellos sucesos del derrumbe de la URSS en el 91, dice, son sus padres, no ella, que tenía 8 años y todos sus recuerdos no son más que el testimonio de sus padres.
En cambio, sobre la política estadounidense sí que tiene mucho que decir. No le gustan los republicanos. Apoya la causa gay y, además, se siente ofendida cuando escucha el concepto de la mujer que tienen los conservadores de Estados Unidos. ¿Por qué tienen que hablar de Jesús todo el rato?, se pregunta. No se explica, por otro lado, cómo un pobre del estado de Georgia puede votar republicano.
mila

Tampoco le gustan los paparazzi. Cree que están deseando que tenga un accidente de coche para ir a sacar la foto. Pero revela que hay muchos famosos que los necesitan. “A la gente le gusta salir en las fotos más de lo que parece”, confiesa, “si ves a un famoso por la calle con un Coca-Cola o un Sprite en la mano es que eso es un patrocinio”.
Finalmente, Mila dic que donde más a gusto se encuentra es en Nueva York. Paradójicamente es una ciudad en la que sólo aguanta dos, o a lo sumo tres meses. Pero su casa en West Village, sobre el río, desde donde ve los edificios más emblemáticos de Manhattan, es el espacio donde más se relaja. Lleva años alquilando el mismo apartamento.