Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Love Hewitt en 'The Client List': así se pasa de recatada mamá a la mujer más sexy

Un cambio de vestuario puede ser tan importante como cualquier gesto, reflejar las intenciones de un personaje, su estado anímico e incluso una personalidad. Jennifer Love Hewitt tiene dos alter egos en 'The Client List': uno es recatado, familiar, 'tapado'; el otro es deshinibido, sexy y sin complejos. Analizamos los dos looks de la protagonista de la serie. Que cada cual se quede con los trucos que desee...

Jennifer Love Hewitt interpreta a Riley Parks, una mujer que se queda sin marido y con hijos a su cargo y debe ponerse manos a la obra para salir adelante. Decide reconvertir un 'spa' en algo un poco más íntimo, que para según quien no está demasiado bien visto.
the client list
En la vida real, si alguien se mete en un ‘fregao’ como el spa en el que ella ha encontrado empleo, no se librará fácilmente de consumar los planes de los clientes y en esas circunstancias, una madre, una amiga, un cuñado y hasta unos hijos, hubieran notado algo desde el primer día. En lo que está cercana a la realidad esta serie es en que todas, en algún momento, hacemos con nuestro vestuario lo mismo que ella: cambiar de madre modosita a imponente mujer.
La actitud de la protagonista y su ropa no dejan lugar a dudas. Es una madre abnegada, va a los médicos o a las reuniones del colegio y en estas labores su imagen es como la de cualquier otra mamá joven: utiliza vestidos sencillos, moderadamente cortos, buen maquillaje, pelo ondulado, uñas pintadas y bolso al hombro, es decir, nuestro aspecto o el de la madre de cualquier compañero de nuestros hijos.
Ridely en el colegio
Su vestuario no está alejado del de otras mujeres de su edad, aunque a veces nos sorprenda con algún vestido de marcas como Dolce & Gabbana, Marc by Marc Jacobs (fotografía inferior) o MCQ by Alexander Mcqueen, eso sí suficientemente camuflados para que no se note, nunca veremos una etiqueta, pues recordemos que la chica no nada en la abundancia.
the client list
No obstante, en la mayoría de las escenas viste con sencillos vestidos lisos o estampados, pantalones y jerseys o camisetas que conjunta con unos buenos taconazos que, aunque no son lo más práctico para andar por la vida, hacen mucho por la figura femenina pues estilizan el cuerpo y alargan las piernas.
the client list
Tampoco su cabeza está alejada de la cualquier otra mujer  Sabemos que toda mamá es, a su vez, una mujer sexy y pasar de un rol a otro requiere, en primer lugar, una transformación física importante: hay que cambiar los vestiditos por vestidazos como los de Hervé Leger (el rojo de la fotografía inferior) que saquen a relucir ciertos encantos. El color rojo y un buen escote son armas históricas y definitivas.
the client list
La actitud que se adopta, dependiendo del lugar en el que queramos jugar, también debe ser distinta. Si bien unas gafas te pueden hacer parecer empollona, seria, dura e inaccesible, puede ser tu boca la que diga lo contrario: un simple y leve mordisco lo cambia todo.
the client list
Y si con todo lo anterior no tenemos suficiente para un cambio radical, un buen baile en ropa interior negra, con agua incluida, puede con todo y con todos.
the client list
Eso nos dice Riley Parks con su ropa y sus poses. Todas podemos ser estos dos tipos de mujer, la de la calle y la que se queda en la intimidad, sólo es cuestión de poner en práctica unos sencillos consejos… y no es necesario, ni mucho menos, trabajar en un spa.