Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué al ver las redes piensas que todos tienen una vida más interesante que tú? Hablamos con psicólogos

instagramInstagram

¿Tu 'instaline' está sacando lo peor de ti? No te preocupes, no eres el único que se siente desdichado cuando ve las fotos de los demás en las redes. Tu primo en el Cañón del Colorado, las sandalias nuevas de tu mejor amiga o tu futuro ligue de cena con sus colegas te hacen pensar que tu vida no es tan espectacular. Es más, te parece un completo desastre. En la actualidad, este sentimiento se está agravando en la sociedad hasta llegar a la depresión. Nos hemos puesto en contacto con expertos psicólogos que nos ponen al día sobre este síndrome que algunos llaman 'envidia por Instagram'.

Es difícil encontrar una persona que no tenga Instagram, Facebook o Twitter. Estamos tan pegados a las redes que ya no concebimos una puesta de sol sin un móvil a mano o una fiesta de amigos sin la retahíla de filtros preinstalados de Instagram para mejorar las fotos. Este fenómeno lleva muchos años formando parte de nuestras vidas.
Un estudio realizado por universidades alemanas concluye que ver las fantásticas vidas de los demás puede provocar envidia, frustración, sensación de soledad y enfado. Por otro lado, el estudio 'Envy on Facebook: A Hidden Threat to Users' Life Satisfaction?' determina que una de cada tres personas se siente peor y más insatisfecha con su vida tras visitar las redes sociales, incluso llegando a experimentar depresión.
redes4
Entre la parte real e inventada en las redes, la falta de autoestima
"La depresión es solo la punta del iceberg de todo este proceso en el que confluyen varios factores, todos ellos causados por una falta de autoestima", explica Ana Ocaña, psicóloga clínica.

Just relax and enjoy the view🏡👌

Una publicación compartida de Cristiano Ronaldo (@cristiano) el 11 de Jun de 2017 a la(s) 4:00 PDT

O bien porque son adolescentes y están en proceso de formación de la autoestima, o bien porque son adultos que no han construido bien el concepto de sí mismos, "tienden a comparar la realidad de su día a día con el trozo de vida que ven de los demás por las redes sociales, algo totalmente maquillado", reflexiona Ocaña.
La sociedad está consolidando su autoestima en base a valores externos. Es decir, "soy valioso en función de lo que opinan los demás de mí, de lo que dan importancia los demás o de cuánto gano, y no solo en función de lo que opino yo de mí mismo", aclara la psicóloga Ana Ocaña.

Una publicación compartida de JAY ALVARREZ (@jayalvarrez) el 1 de May de 2015 a la(s) 9:11 PDT

Por ello, cuidamos tanto la imagen que ofrecemos de nosotros mismos en las redes sociales: "Construyo de mí una imagen mejor y más bonita para sentirme mejor conmigo mismo", dice Ocaña. "Sin embargo, cuando nos ponemos a valorar las fotos de los demás, no caemos en la cuenta de que también han puesto su 'mejor cara' y que es absurdo compararlo con nuestra realidad".
La falta de honestidad de las redes sociales, el relativo anonimato que se vive en las mismas y la distancia física y emocional que se mantiene entre los usuarios estimulan esa cultura online basada en el impresionar, que acaba "distorsionando la interpretación cognitiva de muchos", en palabras de Ocaña.
likes
¿Qué hacer si te supera la situación?
El círculo vicioso en el que confluyen instaphotos, falta de autoestima y depresión puede recrudecerse si no le paramos la rueda. Según la psicóloga, cortar de raíz es un error: "mucha gente borra su perfil de las redes sociales para no mirarlas, pero esto es como poner una tirita a una herida que está infectada. No lo ves, pero sabes que está ahí y la necesidad de mirar las redes de los demás no va a desaparecer porque no las mires".
En estos casos, es mejor hacer terapia: "Dependiendo de la persona, recomendaría alguna sesión de psicoterapia. No hacen falta muchas sesiones para colocar tu autoestima. También es bueno hacer ejercicios de crecimiento y desarrollo personal. No se puede obviar que vivimos en un mundo digital, pero nosotros somos de carne y hueso y está en nuestra mano saber discernir entre realidad de lo imaginario para no hacernos daño", explica.
"Es muy importante trabajar habilidades sociales, relacionarse con actividades sanas, tener amistades reales, hacer actividades al aire libre, utilizar las redes de manera correcta, en conclusión, conectarse con la vida de este modo tendremos la capacidad de separar la esfera privada de la pública y recuperaremos la intimidad y dejaremos de estar pendiente de lo que hacen los demás", añade Millie Soria Claros, del Centro Psicogoya. 
redes5