Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aplica bien la crema hidratante

Aplica bien la crema hidratantedivinity.es

Maximiza los resultados de tu crema siguiendo estos consejos.

1. El momento
Lo más importante de todo es que apliques la hidratante sobre el rostro bien limpio, aunque te dé pereza y aunque no te hayas maquillado. El paso fundamental y básico antes de aplicar cualquier producto es la higiene facial ya que la suciedad se acumula en los poros y ésta genera impurezas y exceso de sebo.  Las células muertas van generando una capa que entorpece el sistema de regeneración e impiden que las cremas puedan penetrar bien, por ello, es fundamental que la piel esté limpia para que las cremas realmente funcionen.
2. El orden
El orden de los productos va de menos a más, es decir, del más ligero al más denso. De este modo, empiezas por el limpiador, sigues con el tónico, con el sérum, el contorno de ojos y por último la hidratante/nutritiva.
3. La cantidad
La cantidad a utilizar depende del tipo de piel y sus necesidades. Sin embargo, no se debe aplicar en exceso, el tamaño de referencia sería un guisante para toda la cara. Demasiada crema implica brillos.
4. El intervalo de tiempo
Si el tónico se aplica con un algodón o una gasa no hace falta esperar, ya que la absorción es inmediata. Lo mismo ocurre con los sérums en general.
Respecto al intervalo de tiempo a la hora de aplicar la crema hidratante y, posteriormente, el maquillaje, es necesario aguardar un par de minutos para evitar que se mezclen.
5. El paso intermedio
 Este paso intermedio es la exfoliación, un proceso esencial para la salud y la belleza de la piel y que permitirá un mejor aprovechamiento de la crema hidratante. Al eliminar las células muertas de la epidermis y demás impurezas, la piel recupera su tono luminoso de manera natural, quedando suave y limpia. La piel por sí sola se regenera una vez al mes aproximadamente, y en pieles a partir de los 35 o 40 años